Carlos Lozano, un personaje que a los que pasamos de los 50 nos recuerda nuestros tiempos de juventud. En aquel tiempo este personaje era uno de los presentadores más queridos en televisión y que más a menudo veíamos. Era uno de esos presentadores guaperas que tenían a todas las adolescentes y no tan jóvenes loquitas por él, Sin embargo un día sin más, pasados muchos años ,uno se sienta delante de la televisión y ve que el tal Carlos Lozano está participando en un realiti de Telecinco y es entonces cuando te das cuenta, que llevas años sin verlo en la tele, y te preguntas que en qué momento desaparecería y que estarías haciendo tu para que no te dieras cuenta de ello hasta que ha vuelto a aparecer, eso sí , ya no te parece ni tan guapo ,ni tan atrayente, ni tan culto como te parecía hace años.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

¿Quizá fue siempre así? Te preguntas, ¿Habré cambiado yo o ha perdido todo su magia seductora?. Sea lo que sea sientes una gran decepción al ver que alguien a quien pensabas era un latín lover, unos años después, o tal vez muchos años después es simplemente un fanfarrón, bocazas y con poco respeto por sus compañeros de concurso a los que trata como seres inferiores a él y de los que se puede burlar o hacer bromas de mal gusto le moleste a quien le moleste, véase el caso de la discusión con Fran , más conocido aunque le pese como el pequeño Nicolás a quien Carlos tachó el segundo día de concurso como gay ,algo que molestó bastante a este y que no importó en absoluto a presentador vintage pues insistió en dicho termino entre vaivén y vaivén debido a la cogorza que aparentemente tenia.

La realidad es que desapareció de las pantallas como alguien grande y ha vuelto como un don nadie que tiene que apuntarse a realitis para vips de segunda categoría para reaparecer.

Pues bien, Carlos Lozano ha vuelto y creo que de una forma no muy glamurosa tiene la intención de que volvamos a hablar de él aunque sea reduciéndolo a lo que hoy por hoy parece un grande de la tele venido a menos que menos.