El día de hoy hemos vuelto a la normalidad, tras una jornada de votaciones que prometía ser emocionante. Ayer subió la participación en cuatro puntos como era de esperar, ya que hemos tenido encuestas y debates para aburrir durante las tres últimas semanas.La campaña electoral para el 20D ha sido frenética; no se ha sabido hasta el último momento lo que iba a ocurrir. Las encuestas han fallado, como era de esperar, en sus predicciones. Ciudadanos estaba sobrevalorado; por su parte, Podemos, ha sido infravalorado. Tras las #Elecciones el escenario político español ha quedado muy difícil para los partidos que han estado gobernando durante los últimos cuarenta años, pero también para los nuevos partidos políticos que pueden tener dificultades para implementar algunas de sus medidas.

De momento, las opciones que quedan para formar un gobierno del PP sería una Gran Coalición con el PSOE para gobernar en mayoría absoluta, o que ambos se pongan de acuerdo con nuevas fuerzas políticas para poder gobernar a España de alguna forma en base a los resultados obtenidos.

El bipartidismo, por tanto, puede estar condenado a muerte, aunque todavía no está muerto, ya que suman más de la mitad de los diputados en el Congreso. Durante el día de hoy se ha hablado de lo que podría haber pasado si la Ley D'Hont fuese diferente. Lo cierto es que si aquellos partidos que suponen un desafío para el PP y el PSOE quieren lograr algo tienen que jugar con las reglas que hay ahora mismo y ganarles en su terreno. Este es el caso de Podemos, que pese a una tremenda campaña mediática para evitar que ganaran demasiados votos, ha conseguido un resultado envidiable con casi 5 millones de votos. 

Tanto el PP como el PSOE han obtenido los peores resultados en lo que llevan de democracia.

Vídeos destacados del día

Es, por tanto, una señal de que la política en España está empezando a cambiar. Ayer la formación de Podemos anunció que ellos representan la voluntad de cambio de los españoles y que tratarán de llevar algunas de sus propuestas a la Constitución. Por su parte, Ciudadanos se niega a ser una fuerza residual, y afirma que van a intentar ser la llave para poder llevar a cabo sus propuestas. Este partido, por otra parte, ha presionado a PSOE para que deje gobernar al PP, según han informado distintos medios.

En definitiva, lo que toca es dialogar y llevar a cabo un gobierno plural en el que se tenga en cuenta, como primer punto, el estado de emergencia social que existe en nuestro país, con una gran parte de la población en el paro y en situación de riesgo de exclusión social. De lo contrario, se tendrán que volver a realizar unas elecciones en las que aquellos que están fuera de España pueden tenerlo más difícil para votar.