Las familias, y en concreto el núcleo parental, tienen un papel muy importante dentro de la educación sexual de sus hijos e hijas, como figuras de referencia en valores, creencias y actitudes. En su idea de sexualidad destaca la importancia a la hora de vivir nuestra propia sexualidad, como la idea inherente de respetar la de los demás. Todos los padres están capacitados para abordar el problema en primera instancia, puesto que cuentan con gran cantidad de información, expertos, videos, etc. El conflicto surge cuando estos no saben reconducir las inquietudes de sus hijos de manera satisfactoria.

Por otro lado, son actores muy vulnerables debido a su inexperiencia los alumnos de centros escolares.

“Un estudio, nos ayuda a comprender por qué estos son importantes dentro de las políticas públicas. En dicho estudio se dice que: en el año 2005, el 47% de los estudiantes ya se había iniciado sexualmente. El 34% de estos no usaron preservativo durante su último encuentro. Por último, lo que más llama la atención, cada año se detectan cerca de 19 millones de enfermedades de transmisión sexual, todas ellas comprendidas entre las franjas de edad de 15 a 24 años.”

Dentro de esta afirmación, podemos distinguir distintos tipos de inexperiencia. Estos se pueden reconocer fácilmente a través de las distintas etapas educativas (primaria, secundaria, bachillerato, etc.). Cuanto antes se trate la falta de conocimientos por parte de los chicos y chicas, mejores bases tendrán para así no cometer errores en futuras etapas.

Vídeos destacados del día

No es lo mismo tratar de resolver un conflicto a una edad temprana en la que los alumnos son más moldeables, que en una edad más tardía cuando ya tienen establecida su personalidad.

La educación sexual es algo que se aprende a lo largo de toda la vida, por eso no está de más referirse a multitud de actores de todas las edades, no únicamente en una franja de edad (0-20 años).

Podemos añadir como actores de importancia al colectivo de los profesores ya que estos tienen la función de educar a gran cantidad de personas. Estos deben tener unas bases educativas muy claras, puesto que de su correcto trabajo, crearán una serie de valores en sus alumnos. De ellos depende que estos valores sean los correctos o no. Es importante recalcar la importancia de la ideología a la hora de transmitir unos conocimientos, puesto que no es lo mismo que te transmitan unos valores liberales a unos conservadores. En la sociedad actual, puede ser que este mal visto hablar de sexualidad, por lo que para los profesores esto puede acarrear un problema.

El problema de educar según la biología, o según la sexualidad; según unos conceptos u otros. En conclusión, deben ser los profesores los que elijan los contenidos a incluir y a qué edad hay que empezar a hacerlo, todo ello, bajo unos criterios de responsabilidad.

Como podemos ver, surgen gran variedad de actores, algunos como es el caso de los agresores y agredidos de cualquier tipo, muestran como el sistema educativo tiene grandes carencias y fallos. Los programas que se basan en brindar información sobre preceptos morales y sexuales como por ejemplo el funcionamiento del cuerpo humano, han sido un fracaso, en cambio, aquellos programas cuyo enfoque es cambiar la conducta de las personas ya sea usando la dramatización, los juegos, y los ejercicios que refuerzan la capacidad ara sociabilizar han resultado más satisfactorios. Es por ello que se debe seguir una política dirigida a cambiar la conducta de las personas.