Publicidad
Publicidad

Mariano Rajoy niega que haya propuesto coalición alguna al PSOE y tal y como viene afirmando desde hace días repite, cantinela poco creíble, que sólo empezará a hablar de pactos después de las elecciones puesto que el no sabe nada del tema y menos aún ha propuesto, e ignora que alguien lo haya hecho, al partido de la rosa semejante arrejuntamiento.

Y a nadie se le escapa, el gallego tiene más costras que los galápagos, que no quiere llegar a mañana sábado, jornada dada a la reflexión, reconociendo ante los votantes que no habrá de conseguir los votos necesarios para disponer de la mayoría necesaria que le conceda el beneplácito para volver a poner la bota en el cuello de los sufridos habitantes de este suelo patrio durante cuatro años más.

Publicidad

Y sabe, pues de otra manera habríamos de volver a las urnas por primavera, que habrá de necesitar bajarse del burro intentando pactos a los que está poco acostumbrado después de campar a sus anchas disponiendo y haciendo aunque sabio, prudente y calmoso, como es el de Pontevedra, no ha querido mojarse por si se resfría y no da ni la más escueta pista del itinerario que habrán de seguir sus pasos al respecto.

También ha negado, y esta es información que aparece en fuentes fiables, que un matrimonio de conveniencia con el PSOE, detestable si así fuera, tenga como condición que a la boda no se presente Pedro Sánchez como contrayente y exija al partido de la otrora rosa que cambien como condición al novio en la ceremonia.

Publicidad
Vídeos destacados del día

Por ello sentencia que él no ha propuesto semejante casamiento y siendo, como es, uno de los cónyuges que habrá de pasar por los altares, asegura que nadie en el gaviotero partido ha dado el visto bueno a semejante bodorrio.

Y amén diré, si así lo quiere, fingiendo creerlo en su cantinela y fanfarria, más como dice el refranero, sabio y conciso, que “cuando el río suena, agua habrá de llevar”, permita el aún presidente que dude de su palabra y tenga claro que llegado el momento, y buscando de nuevo el regusto de la poltrona presidencial, inquiera la alianza del mismísimo diablo si necesario fuera, máxime cuando si ha de seguir las pautas de su faro y guía, la káiser de las Europas, Angela Merkel, no habrá de olvidar que por las germánicas tierras son muy dados a estos maridajes contra natura que solo avivan las llamas, justificadas y razonables viendo lo visto, de quienes piensan que al final, y con tal de no perder mando, sustento y poderío, todos son los mismos perros con diferentes collares.

Publicidad