Al margen de que toda violencia es repugnante, injustificable, repudiada y cobarde, este hecho en concreto no ha sido provocado por un trastorno mental transitorio, sino que ha sido, presuntamente, estudiado, pensado y planificado por el agresor. Además, ha sido, presuntamente, alentado, animado y jaleado por sus amigos, conocidos o pandilla. Solo hay que ver las imágenes en las que, ya detenido y a la hora de ser trasladado, es vitoreado como un héroe. Y no queda la cosa aquí, los medios de comunicación han publicado los diferentes mensajes de whatsapp de sus “colegas” en los que hay frases tan “bonitas” como “capi matalo” “los pulgares en los ojos” y “escúpele en las cuencas”.

 Imagino que todos estos mensajes de estos “amigos” son la gran mayoría, menores como el agresor. Lo verdaderamente preocupante es esto. Me produce terror y pánico. El agresor tenía una sonrisa y una actitud, con un semblante de satisfacción con la acción realizada y el pulgar hacia arriba, que me producen escalofríos terribles.

 No quiero pensar que sean estos nuestros jóvenes, pero no hay que olvidar ni descartar que existe un numeroso grupo de adolescentes que han iniciado un camino terriblemente peligroso que puede acarrear terribles consecuencias. No quiero ser catastrofista, ni mucho menos asustar a nadie, pero solo hay que observar como han subido los casos de acoso sexual entre adolescentes a través de las redes sociales y las nuevas tecnologías. Los datos que entidades como la Fundación Anar publica sobre el maltrato entre adolescentes son tremendos.

Vídeos destacados del día

 ¿Qué podemos hacer? ¿Qué se escapa a los educadores? ¿Cuál es el papel de los padres? ¿Dónde están los valores? ¿Cuáles son esos valores? Estamos en una sociedad cambiante continua y debido a la velocidad con la que se convive, estamos olvidando valores imprescindibles de los que debemos impregnar a nuestros jóvenes. Los valores del respeto, la educación, la convivencia… son para enseñar como asignaturas de la vida y me temo que no pueden ser impartidas en los colegios, eso es cosa de los padres, tutores, educadores y la sociedad en general.

Agresión a Rajoy

Un menor agrede a Rajoy