La campaña electoral más apasionante de la historia democrática reciente de España termina con algunas certezas y muchas dudas. Entre las certezas podemos destacar que tras más de treinta años de predominio los dos grandes partidos tradicionales (PP y PSOE) no van a conseguir  la gran mayoría de los votos de los ciudadanos como ha ocurrido hasta ahora, y también podemos señalar como la diversidad de ideas y tendencias políticas a ambos lados del espectro ideológico, caracterizado en forma de nuevos partidos, van a provocar un parlamento más representativo de la sociedad que el actual.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

Todo lo demás pertenece al terreno de la incógnita. En otras ocasiones las encuestas manejadas por agencias y medios de comunicación solían ser una buena guía para adelantar los resultados que podrían darse en la noche electoral pero en este caso.

¿Una Amarga Victoria del PP?

 Según todos los pronósticos, el partido que cuenta con más posibilidades de resultar el más votado el 20D es el Partido Popular. El equipo de Mariano Rajoy podría cosechar una victoria amarga si posee más votos y escaños que los demás partidos pero sus resultados no se acercan a la mayoría absoluta (176 diputados) o si tampoco la alcanzan aliándose con los que podrían ser sus socios de gobierno, Ciudadanos.

Como hemos apuntado en otros artículos, el PSOE es el que a priori tiene más que perder en esta convocatoria electoral. Según las tendencias de última hora, y las declaraciones de Rajoy en Bruselas ayer noche, los socialistas estarían disputándose el segundo puesto con Podemos, y eso sería un descalabro para el partido de Ferraz.

Para el PSOE sería realmente peligroso porque si Pedro Sánchez consiguiera un escaño menos que Pablo Iglesias (e incluso si éste consigue un voto más que el candidato socialista) la formación morada se va a negar a apoyar la candidatura de Sánchez aunque entre ambos formaran una mayoría parlamentaria.

Vídeos destacados del día

Sin duda alguna Podemos parece un aliado menos dócil que Ciudadanos y que pondrían muchas más condiciones a un hipotético ejecutivo del PSOE. También parece seguro que si pueden elegir, los socialistas optarán por llegar a un acuerdo con el partido de Rivera.

Podemos al borde de la gesta

 Respecto a los partidos emergentes, parece que en los últimos días se ha producido un “efecto balancín” Las encuestas colocaban a Ciudadanos en el tercer lugar (y las más aventuradas incluso en el segundo por encima del PSOE) pero una campaña realmente desafortunada con múltiples polémicas en torno a temas sensibles como la violencia de género o el aborto parecen haber provocado un descenso brusco en las aspiraciones de Albert Rivera.

Podemos, por el contrario, parece ahora situarse en una situación privilegiada: la preocupante situación que atraviesa el PSOE sólo juega en su favor. Pablo Iglesias y su equipo han realizado una campaña inteligente en el que ha predominado un mensaje moderado y un llamamiento a la ilusión que ha convertido en realidad la “remontada” Su buen papel en todos los debates, especialmente en el del 7 de diciembre en el que según las encuestas resultó vencedor, han relanzado las aspiraciones del partido.

Ahora aspiran a todo pero, siendo realistas, quedar el domingo por encima del PSOE en votos sería una gesta épica para ellos.

Ante este panorama se avecina mucha tensión, nervios y esperanzas para la noche del domingo.