En un acalorado debate sobre la corrupción mantenido en la Academia de Televisión, se enfrentaron ayer, Mariano Rajoy por el partido gobernante y Pedro Sánchez en representación del PSOE

España ostenta desgraciadamente un lugar importante en el índice mundial de corrupción en sus partidos políticos. De un máximo de 5 puntos alcanza un deshonroso 4,4 puntos.

El encuentro si puede llamárselo así, fue más una cuasi “lucha en el barro” de ambos, que un dialogo civilizado en el que cada uno hubiera debido demostrar las flaquezas o la intervención en actos de corrupción, del otro.

Este tipo de debate plagado de epítetos y chicanas, es realmente del gusto del público, o mejor dicho de los ciudadanos españoles? Es demasiado de susceptibles pensar que esta conducta, permite creer en una burda subestimación del electorado?

Esto que se vió en la Academia no es una excepción, se repite en todos los países occidentales Debemos asimilarlo al derrumbe ético de nuestros tiempos?

Se ha vuelto muy común en las campañas electorales del mundo entero, este tipo de enfrentamientos en los que parece salir ganador el más “malevo”, que el que más argumentos pone en su discurso.

Pablo Iglesias después del debate a expresado su descontento por las formas, agregando la falta de credibilidad de Sánchez y Rajoy , ya que según él “por la noche se gritan y por la mañana acuerdan modificar el artículo 155 a espaldas de la gente”

Los asesores de campaña  sumados a los de imagen, convierten a los candidatos en sujetos carilindos siempre sonrientes que saben insultar y si es posible calumniar al que se les opone en el cargo.

Un notable asesor de campaña muy conocido en Latinoamérica que hoy milita en el sur del continente, ha escrito un libro en el que desarrolla la forma de destruir al oponente y se jacta de haber inducido al suicidio a un candidato que fue atacado y calumniado sistemáticamente. Miente que algo quedará es una de sus frases preferidas.

Incluso una inmaculada estatua de mármol embadurnada con excremento, se vería muy manchada por mucho tiempo, aún después de limpiarla con mucho fervor.

Vídeos destacados del día

Es más siempre se recordaría que estuvo manchada. #Elecciones