Primero de nada y de todo: el pésame y las condolencias a las familias y personas cercanas a los fallecidos anoche en la capital francesa víctimas de varios atentados. No hay perdón ni justificación para la masacre llevada a cabo ayer en París. Hasta ahí todos conformes pero, ¿y los que mueren diariamente en Irak, Siria, Palestina, Líbano...? ¿Qué ocurre con ellos? ¿Nos separa la distancia? ¿La cultura? ¿El continente? No debería, ¿no?

Estuve en París en 2011. Es un sitio espectacular y con mucho encanto. Pero anoche la ciudad enmudeció después de las terribles explosiones. Calles teñidas de rojo, desesperación e incertidumbre.

Algo que ha acabado con más de 120 muertos y centenares de heridos. Me encogí. Me dolió.

Pero también me duele ver todos los días imágenes de musulmanes fallecidos en plena calle porque han sido tiroteados. A mí, me duele. Igual que me duele que no haya la suficiente empatía con ellos y que nos hayamos 'deshumanizado'. No nos puede afectar algo que vemos diariamente en los medios de comunicación. No nos puede herir ver su sangre, sus llantos, su desesperación. No nos ponemos en su lugar. Hasta que ocurre algo como lo ocurrido en la noche del 13 de noviembre de 2015 en París. Y ni con ello les entendemos sino que aumenta el odio y el racismo hacia el pueblo musulmán, obviamente, producto de la ignorancia. Sólo se puede ser racista cuando se es ignorante. No hay más.

Vivimos creyéndonos muy libres y muy felices hasta que algo así nos hace replantearnos la suerte que corren nuestras vidas por estar en el sitio justo o injusto en el momento correcto o incorrecto.

Vídeos destacados del día

Eso sí, igual de inocentes somos nosotros que ellos, por muchos kilómetros que nos separen. La religión no es la misma, ni la cultura, ni la gastronomía, ni la forma de vida, ni la vestimenta, ni el cine, ni la educación; pero nos une la condición humana. No hay razas. No hay clases humanas. Todos somos personas y todos los días muere gente por las mismas causas que por las de anoche. De verdad. Y se puede comprobar. 

¿Por qué este doble rasero? ¿Por qué unos sí y otros no? ¿Por qué? La pregunta es sencilla y clara: ¿por qué?

Las redes sociales se vuelcan con lo sucedido. Facebook ha habilitado una foto de perfil temporal en la que aparece la bandera de Francia. ¿Por qué sólo la de Francia? No nos centremos en nosotros mismos. También hay víctimas sirias que se ven obligadas a salir de su país a las cuales, en vez de ayudar, les cerramos las fronteras. Si realmente queremos solidarizarnos con el dolor de las víctimas del Terrorismo deberíamos de tener banderas de diferentes países. Es cierto que esto es reciente, sí. Pero lo que os cuento es diario. Y lo sabéis. Otra cosa es que lo queramos ver.