Un suicida detona su carga de explosivos. A los pocos minutos y a unos veinte metros de distancia un segundo kamikaze se inmola entre los que habían acudido a ayudar a los heridos. ¿Hablamos de París 13 de noviembre? No, es Beirut dos días antes. Ambos sucesos forman parte del mismo horror, pero el tratamiento informativo a uno y a otro es bien diferente. La noche del viernes Jean Jullien, un artista de Nantes publicaba en su perfil de Instagram la fusión del símbolo de la paz con la Torre Eiffel y se convertía en trending topic del merchandising mediático mundial.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

Los muertos de Beirut no tienen símbolos, quizás porque en Líbano ya no quedan muchos edificios en pie después de tantos años en guerra.

El 2015 comienza con el horror en Charlie Hebdo.

Si echamos la vista atrás parece que París ha sido el foco de la tragedia mundial este año, que solo han muerto franceses. Pero no ha sido así.

En los primeros días de 2015 Boko Haram asesinaba en Baga y las 16 aldeas aledañas a no menos de 2.000 personas. Esa matanza provocó más de 35.000 desplazados que se ahogaron en el lago Chad intentado huir de la barbarie. El 7 de Marzo en un mercado de Maidiguiri también en Nigeria 58 muertos más. El 18 de marzo 25 personas en el museo del Bardo en Túnez. El día 2 de abril 152 estudiantes en la universidad Keniata de Garissa morían asesinados y 79 heridos por las milicias de Al Shabbab. El lunes 20 de julio 32 muertos y un centenar de heridos en Suruç, un pueblo turco en la frontera con Siria. La tragedia también se cebó el 10 de octubre con la capital turca Ankara y dejaba 128 muertos y 200 heridos.

Vídeos destacados del día

Y le llega el turno a Mogadiscio con 18 muertos en un complejo hotelero el día de Todos los Santos.

Excepto el atentado del Bardo, donde la mayoría de las víctimas eran occidentales, la atención de los medios de comunicación a estas muertes ha sido casi nula, de relleno de 5 minutos en informativos y algún párrafo en las páginas interiores de la prensa escrita.

Hoy amanecemos con las cabeceras de los telediarios abriendo los directos con sus locutores estrella desde la Zona Cero parisina. La noria gira y el espectáculo vende.

Y la vida sigue en Beirut.