Desde sus comienzo, a finales del siglo XIX, el cine ha constituido un evento social. Sin embargo, desde hace ya unos años, ir a ver una película se ha convertido en todo un lujo.

Empecemos diciendo que, a día de hoy, no todo el mundo puede permitírselo. El aumento del precio de las entradas a las salas, se debe principalmente a la brutal y progresiva subida del iva cultural que hemos sufrido desde 2009 (del 8% al 21%). Esto afecta de manera inmediata al sector cinematográfico, dado que si un español medio antes podía ir al #Cine una vez a la semana, actualmente permitirse pagar una entrada una o dos veces al mes es todo un récord; y ni que decir tiene si hablamos de una familia numerosa.

Los ingresos en el sector cinematográfico, por lo tanto, han disminuido.

Según este panorama, ver una película en el cine es un acto extraordinario y como consecuencia, los españoles deciden no arriesgar a la hora de comprar sus entradas, y apuestan siempre por estrenos de los que han oído hablar, o por aquellos "films" con los que saben que el desembolso de su dinero no será en vano. Esto nos lleva a escoger siempre "remakes", segundas y terceras partes de una saga, o películas que tienen detrás un amplio despliegue publicitario y promocional.

A partir de aquí entramos en un círculo vicioso. Las productoras comerciales no se arriesgan a crear contenido originales y novedosos, que puedan suponer una recaudación menor que con un producto ya asentando entre el público; y los españoles vemos siempre el mismo tipo de películas, tanto por motivos económicos, como condicionados por la escasa producción de otro tipo de géneros.

Vídeos destacados del día

Pero las grandes productoras comerciales no son las únicas que crean contenidos. A lo largo de un año, se estrenan muchas más películas a parte de las dos o tres de las que somos conscientes dado el caro despliegue de medios que se genera para garantizar ingresos. El problema radica en que no nos molestamos en buscar un producto que nos atraiga, sino que nos vemos invadidos por "films" que alguien ya ha decidido que nos va a gustar.

Quizá debamos indagar un poco en productos nacionales que no son tan conocidos, pues no pueden permitirse pagar una gran campaña de publicidad. Como alguien me dijo una vez "el que no arriesga, no gana". #Cine español