Essena O'Neill ha abandonado hace unos días las Redes Sociales. En realidad solo ha cambiado de bando, de amarlas a denostarlas, pero siempre utilizándolas.

Con 18 años, la modelo australiana, llegó a cobrar más de 1.000 € por un comentario en Instagram. Estrategia o no, esta semana, publicaba desde su cuenta una serie de datos ilustrativos sobre cómo había logrado tener más de 700.000 seguidores. En la denuncia pública, la joven hablaba de los días sin comer para lograr un vientre plano para la fotografía o los gritos hacia su hermana pequeña por no captar bien la imagen de su esbelto cuerpo.

Claro está, que Essena O´Neill, utilizó un blogs creado especialmente para la ocasión, donde ahora promueve la vida saludable y la simpleza de la vida.

Al parecer, tras 6 años de éxito en las redes sociales como modelo e It Girl, son suficiente para que la muchacha cambie radicalmente de hábitos. Según ha confesado, estaba cansada de la mentira de las redes sociales y la imagen “lamentable” de ella misma posando durante horas.