Nadie con un mínimo de moral puede no condenar o estremecerse ante lo sucedido en París.

Pero alguien ha de informar que esos terroristas no se crean solos, como por arte de magia. No deciden convertirse en monstruos por la sencilla razón de que pueda producirles placer.

Detrás hay coyunturas históricas que llevan dentro, aun sin haberlo meditado. Coyunturas en las que Occidente ha sido siempre el enemigo que aplasta y empobrece.

Detrás hay una religión que, como otras, se interpreta a la manera de aquellos que juegan a ser profetas, con menos ética que Donald Trump.

Son muchas las razones que llevan a una sinrazón como la que se ha vivido en Francia; pero la sinrazón está también en la otra ribera y habría que preguntarse quién la provoca.

El tablero de Siria no es una sucesión de casualidades.

Detrás de esas velas en París hay unos estúpidos hombres que actúan en nombre de un Dios vengador; pero, también franceses que pescan en río revuelto vendiendo armas para que esos tontos se maten sin preocuparles que los fusiles puedan viajar y acabar en el pecho de seres humanos y no de “lo otro”.

Todo es una gran mentira y puesta en escena. Europa llora por los suyos y no llora a todos.

Francia responde con el horror de unos aviones que actuarán –así se dirá- de forma aséptica sobre “objetivos calculados” y nadie sabrá nunca cuántos de estos objetivos son también, como los parisinos, seres humanos.

Francia y USA han vaciado sus bombas sobre una ciudad siria; saben que también han caído sobre ella los embriones de futuros hombres que nacerán y se criarán con sed de venganza; hombres que un día volverán a inmolarse en nombre de Alá.

Vídeos destacados del día

A unos se les enseña con un solo libro, los otros no tienen ni idea de quién era Voltaire, y en medio aquellos que salen un viernes a encontrarle sentido a sus vidas dominadas por los Mercados y se encuentran con unos miserables engañados por la rabia de la incultura sembrada por nosotros, los que destruimos una Civilización que cultivó la Filosofía, las Matemáticas, la Poesía; dominó el agua y la siembra, el Comercio y la Cultura.

Nosotros, el Occidente que desciende de los bárbaros del norte, los relegamos a la lectura de un solo libro y, al igual que nosotros, sus líderes los convierten en asesinos por una Verdad que no existe.

Raqqa es el bastión de ISIS; no una ciudad donde habitan aquellos que no pueden escapar. En Raqqa no hay seres humanos, son otra cosa.