La pasada campaña, la NBA se rendía a los pies de los Golden State Warriors. El equipo liderado por el base Stephen Curry conseguía levantar el trofeo Larry O´Brien 40 años después. Durante el verano, la duda sobre la posibilidad de revalidar título estaba muy presente en las tertulias deportivas americanas y con un inicio arrollador, los Warriors han dejado claro que la victoria final cosechada la pasada temporada no fue un accidente.

La franquicia de la bahía de San Francisco ha igualado el mejor arranque de la historia de la liga, sumando 15 triunfos en los 15 primeros partidos, como antes habían logrado los Washington Capitols de la temporada 1948-1949 y los Houston Rockets de la 1993-1994.

Parece que este equipo no tiene techo y el principal motivo de estas exhibiciones sobre el parqué es Stephen Curry. El MVP de la pasada campaña se empeña, día a día, en demostrarnos que para ser el mejor no es necesario medir más de dos metros y pesar más de 100 kilos. En una liga de Baloncesto como la americana, en dónde el físico es hoy por hoy lo más importante, este menudo jugador de 1,91 metros destaca por su increíble habilidad a la hora de anotar canastas desde más allá de la línea de 3 puntos. A sus 27 años, es con casi toda seguridad el mejor tirador de la historia y su capacidad de liderazgo está llevando a los Golden State Warriors a dejar huella en los registros de la competición.

Sin duda, Steph es el líder del equipo de Oakland, pero si por algo se distingue del resto de competidores es por su trabajo en equipo.

Vídeos destacados del día

Al base proveniente de la universidad de Davidson se le une otro extraordinario tirador, Klay Thompson, formando los "Splash Brothers". La pareja Curry-Thompson es, posiblemente, el dúo más letal de todos los tiempos desde la línea de 3. Iguodala, Bogut, Draymond Green, Ezeli o Barnes son algunos de los escuderos de lujo del equipo más divertido de la liga. A pesar de la baja de su entrenador principal Steve Kerr, debido a una cirugía en la espalda, el equipo sigue practicando el mismo baloncesto del año pasado a las órdenes del entrenador asistente Luke Walton. Con Kerr o con Walton, este grupo juega de memoria.

Ahora mismo, los Golden State Warriors son los máximos favoritos al anillo. Si las lesiones les respetan y Curry sigue con su estado de gracia, pocos equipos podrán plantar cara al mejor equipo del mundo.