A menos de un mes para las Elecciones generales del 20 de diciembre, España vive uno de los momentos políticos más intensos de su historia democrática más reciente. Todas las corrientes ideológicas del país saben que estos no son unos comicios cualquiera, sino que estamos ante una votación que decidirá el rumbo de la nación durante la próxima década.

La legislatura 2011-2015 ha estado marcada por varias fechas clave: los recortes del gabinete Rajoy en 2012, el agitado clima social de los años 2012 y 2013, con múltiples manifestaciones y actos de descontento social como las llamadas Marchas de la Dignidad o los Rodea el Congreso, o la aparición en los dos últimos años de dos fuerzas emergentes: Podemos y Ciudadanos.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Podemos

El año 2014 trajo el surgimiento y auge de Podemos tras las elecciones europeas del 25 de mayo, y la ruptura del tablero político que existía hasta entonces, polarizado entre dos opciones: una de centro – derecha, el Partido Popular, y otra de centro – izquierda, el PSOE.

Momentos complicados para el PP y el PSOE y confusos para Podemos y Ciudadanos

 

El Partido Popular, además del descontento social creado ante las políticas de recorte  impulsadas desde Bruselas y Berlín, ha visto como sus siglas aparecían continuamente salpicadas por casos de corrupción, como por ejemplo los asuntos de la Púnica, la Gürtel  o el célebre caso de la contabilidad B o caso Bárcenas.

El PSOE, mientras tanto, no parece haber vivido una legislatura mucho más tranquila que la de su, hasta la fecha, principal rival político. En estos cuatro años ha cambiado de dirección general, en la que Pedro Sánchez sustituyó a Alfredo Pérez Rubalcaba, y también ha tenido su particular problema de corrupción a gran escala en el caso EREs de Andalucía. Además contempla como parte de su electorado de izquierdas parece definirse hacia Podemos y otra parte de su electorado, el centrista, se decanta por Ciudadanos.

Vídeos destacados del día

En el lado positivo de la baraja, el PSOE ha recuperado y aumentado gran parte del poder territorial autonómico tras las elecciones del pasado 24 de mayo.

Podemos ha vivido épocas de gloria desde su surgimiento hasta principios del presente año, momento en el que las encuestas le ponían como posible partido más votado.  El equipo de Pablo Iglesias desde ese momento ha sido víctima de múltiples ataques y críticas, a menudo interesadas, tanto desde dentro como fuera de la organización, tuvo sus particulares casos de presunta estafa fiscal en las personas de Juan Carlos Monedero e Iñigo Errejón, y otras veces se acusó al propio Pablo Iglesias de querer dirigir absolutamente todos los aspectos de la formación morada. Actualmente es muy difícil adivinar en que momentum electoral se encuentra Podemos, y muy posiblemente no se sabrá hasta la propia noche electoral del 20D

El último invitado a hacer un buen papel en los próximos comicios es Ciudadanos, la formación socio - liberal liderada por Albert Rivera.

Su momento clave, el que les ha disparado en las encuestas ha sido las elecciones catalanas del 27S y su política de enfrentamiento con el nacionalismo catalán. Esto les ha llevado a ganar gran parte del electorado de derechas del PP y de los votantes centristas del PSOE, pero algunas de sus propuestas y las no demasiado afinadas últimas intervenciones de Albert Rivera en platós como el de La Sexta Noche de la semana pasada, además de querer subir el sueldo del presidente del gobierno a 300000 euros si llega a gobernar no parece haber sentado demasiado bien a amplios sectores de la población.

Pese al auge que muestran las encuestas, al igual que ocurre con Podemos, también es complicado averiguar en qué momentum político se encuentra Ciudadanos realmente.

Así pues, muchas incógnitas en la que se promete apasionante cita electoral del próximo 20D.