Tres años atrás la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) en México y la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) aprobaron a la multinacional Monsanto Company la cosecha transgénica de soya en tierras donde comunidades indígenas apicultoras espigan día a día.

Este permiso abarca siete estados de la república, que equivalen a 253 mil 500 hectáreas de territorio nacional cubriendo regiones de Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Yucatán, Tamaulipas, San Luis Potosí y Veracruz. Principalmente las más afectadas son las comunidades donde habitan indígenas resistentes a la cultura maya, que indignadas por no ser informadas ni consultadas por tal decisión han luchado por la vía legal para no ser invadidas por la multinacional, ya que la práctica de este hecho afecta a su práctica tradicional apicultura, además de que tritura el derecho al medio ambiente sano.

Este amparo jurídico rindió frutos en el año 2014 donde las comunidades de Holpechén, Pac-Chen y Cancabchen del estado de Campeche, apoyadas por asociaciones apicultoras independientes ganaron la batalla del juicio de amparo 753/2012. El juzgado decidió dar favorable la resolución a los indígenas, impidiendo la practica contaminante del suelo, ya que en dicho dictamen se menciona que la SAGARPA tiene la obligación de garantizar que no se sembrara soya transgénica en la tierra de esas comunidades y ademas se respetaran los derechos de los indígenas tanto humanos como culturales. Sin duda este fue un logro monumental ante el ensanchamiento de las prácticas mortíferas de la contaminación química del suelo.

Gracias a este hecho, otras comunidades en el estado de Yucatán decidieron hacer la misma práctica judicial y el día 4 de noviembre del presente año se ha determinado dictamen a favor para los indígenas mayas.

Vídeos destacados del día

En días próximos se darán a conocer los pormenores del veredicto. Los ministros de la Segunda Sala de la Suprema Corte agregaron que las comunidades indígenas tienen derecho a ser consultadas ante prácticas que afecten su entorno económico y cultural.

No cabe duda que fallos de justicia de este carácter enriquecen la confianza hacia un poder judicial destruido por las prácticas corruptas del pasado.Otro hecho histórico que hay que agregar, es el amparo ganado por cuatro personas para el consumo recreativo de la Cannabis sativa.

Habrá que esperar para determinar si el sistema judicial despega y llena de neutralidad y veracidad a una dañada sociedad mexicana, por lo menos estos avances exponen un pequeño desarrollo, sin embargo aún falta concluir y luchar por la situación de las demás comunidades que están en un grave riesgo ecológico, cultural y de salud.

Para estar mejor informados y tomar conciencia, dejo aquí lo mencionado por la OMS (Organización Mundial de Salud) sobre el herbicida que se pretende utilizar para sembrar la soya:

“El herbicida glifosato, hay pruebas convincentes de que puede causar cáncer en animales de laboratorio y hay pruebas limitadas de carcinogenicidad en humanos.

También causó daño al ADN cromosómico y a las células humanas”.

 

 

 

  #Alimentos #Calidad de vida