Los sociedades actuales se desarrollan y se modelan a un ritmo cada vez más rápido. La evolución tecnológica ayuda a los más esta metamorfosis en el ámbito social, político y económico. La dinámica de estos sectores es similar a la de hace décadas. En este contexto, es muy legítima la siguiente pregunta: ¿Cumple la democracia las necesidades de los sociedades? Es suficiente la democracia?

          Observamos que, a nivel mundial, muchos estados democráticos encuentran cada vez más problemas, tanto políticos como sociales y de naturaleza económica. La crisis económica mundial de 2008 representaba un peligro para la democracia.

Hemos visto cómo teniendo en cuenta este contexto de inestabilidad, las facciones extremistas han logrado atraer a un gran número de simpatizantes. Esta realidad está presente ahora en el ámbito de la política europea: no olvidemos que Grecia es un gobierno de la extrema derecha, en Hungría uno casi similar, en Francia Le Pen facción ha aumentado extraordinariamente en las encuestas y en el partido UKIP de Reino Unido es muy vocal durante años.

          Es fácil ver que este tipo de eventos pueden moler y derribar el aliento democrático  en los demás países. Este tipo de corriente nacionalista, tiende a propagarse como un incendio alimentado por combustible. Sería un error por nuestra parte ignorar las realidades políticas. El extremismo sabe mejor de manipular las debilidades de una sociedad en un específico contexto socio-político.

Vídeos destacados del día

          La democracia en su forma actual no puede seguir el ritmo de las nuevas realidades. Un cambio de imagen es muy necesaria. Y esto se debe hacer en los próximos años, de lo contrario corremos el riesgo de caer de nuevo en la trampa del extremismo y el ultranacionalismo. Europa tiene recuerdos tristes vis a vis de los cambios políticos importantes. El nazismo, el fascismo, el comunismo, el horthyism son sólo algunos ejemplos.

          La democracia puede sobrevivir, pero sólo por un esfuerzo conjunto extraordinario. Los sociedades tienen que querer sobrevivir, de lo contrario vamos a vivir tiempos sombríos. #Unión Europea