Ahora sabemos que Enrique González Macho, el anterior Presidente del #Cine español, dueño de los cines Renoir y de la desaparecida distribuidora Alta Films, podría haber defraudado casi un millón de euros, al haberse montado falsos pases de películas o hinchado el número de espectadores asistentes.

Tengo que decir que, si ello fuera verdad, nos ha engañado a todos. Se hundieron sus cines, de los cuales quedan algunos, y otros reabiertos con otros nombres y otras técnicas de explotación. Todo ello por la grave #Crisis de hace unos años, que aún seguimos padeciendo.

Pero no es el único: ahora sabemos que Nickelodeon, la productora de José Luis Garci, habría hecho lo mismo en la última película del cineasta, “Holmes & Watson, Madrid Days”, fracaso absoluto de taquilla pese a que era una película digna, que resolvía bien sus escasos medios de producción.

Sorprende más lo de Enrique Cerezo, Presidente del Atlético de Madrid y productor de películas super-comerciales como “Mi gran noche” de Álex De La Iglesia, a quien incluso podría favorecer una nueva Ley del Cine que se está preparando.

¿Será la picaresca? Pues sí. Pero sorprende lo de González Macho, que siempre lamentó las pocas ayudas al cine español del actual Gobierno y de su criminal 21 % de IVA, que ha diezmado la industria del Espectáculo, incluyendo al cine, teatro, música, etc. Parecía muy honesto.

De otro implicado, José Frade, todos conocen su prepotencia, su gusto por valores trasnochados en sus películas, que ahora sólo le compran algunas de ellas para “Cine de Barrio”, 13 TV y algunas TV locales…

De Garci, no tengo nada contra él. Supo retirarse a tiempo cuando vio que su cine ya no conecta con el público.

Vídeos destacados del día

Y que le vino muy grande “Sangre de Mayo”, la subvención pública más generosa dada a una película española, y más por parte de quienes no creen en un cine subvencionado a la francesa, como el PP. Su película sobre Sherlock Holmes tuvo tan poco presupuesto, que algunos técnicos trabajaron gratis o cobrando “la voluntad”, como quien dice, por lo que no se perdió mucho en taquilla. Pero falsear espectadores…

La acusación a González Macho es de falsear espectadores de la película hispano-francesa “Rosa y negro” de Gérard Jugnot, el inolvidable protagonista de “Los chicos del coro”, protagonizada por él mismo, Bernard Le Coq y Juan Diego, éste último como un siniestro Inquisidor español. Una comedia políticamente incorrecta que satirizaba la Inquisición española en una comedia de aventuras con toques escatológicos, pero necesarios para mostrar la sinrazón de aquella siniestra institución religiosa.

Sé que era difícil venderla al público español, sobre todo el más conservador, al cual sólo se puede vender la ópera “Don Carlo” de Verdi dulcificando al Felipe II que presentaba, ya que creen que la Inquisición española es “leyenda negra”, aunque opinen lo contrario en otros países.

Y que se proyectó en pocos cines: yo vi “Rosa y negro” en un cine con 7 espectadores, y duró 3 semanas en cartelera. La COPE la acusó de “anticatólica y antiespañola”, al dar la visión francesa de aquella España inquisitorial.

Pero no podemos pasar por alto lo que han hecho: mientras otros cineastas hacen películas magníficas que el público ignora, y me refiero al cine “de autor”, algunos enchufados o amigotes de productores y distribuidores son “ayudados” así. O cuando él daba prepotentes lecciones sobre si el cine en catalán era poco rentable (!). Y eso hace mucho daño al cine del país. #Corrupción