Resulta a veces sorprendente la velocidad con la que el Ejecutivo de Rajoy reacciona cuando ocurre un asunto que puede perjudicar sus expectativas electorales o a la impresión del país que quieren dar a sus compatriotas o fuera de España.

Más extrañas resultan sus relaciones con el Ejército. Mientras cuando algún mando jubilado o en situación de reserva realiza alguna declaración, pública o privada, en la que por ejemplo declara que la única solución posible en Cataluña es el uso de la fuerza armada, o cuando piden que se  ilegalicen partidos claramente democráticos sólo porque no defienden las ideas que el personaje en cuestión persigue.

El miércoles pasado Pablo Iglesias fichó personalmente para sus listas electorales en Zaragoza a José Julio Rodríguez, ex –jefe de Estado Mayor durante la segunda legislatura de Zapatero, que se encontraba en situación de reserva y que deseaba pasar a retiro. De hecho ya le había notificado al Gobierno su intención de alistarse en #Podemos.

Pues bien, de manera casi inmediata el Consejo de Ministros ha decidido esta misma mañana pasarle a retiro por “pérdida de confianza” y por realizar declaraciones políticas formando aún parte del cuerpo militar. Así lo ha declarado de forma rotunda la vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaria en la rueda de prensa habitual que se produce tras la reunión ordinaria del viernes.

¿Viento a favor para Podemos?

No cabe duda de que el fichaje de José Julio Rodríguez  por Podemos ha descolocado a sus rivales políticos y ha provocado un temor evidente a que el partido morado ofrezca una imagen de respeto a las instituciones del Estado en principio más contrarias a sus ideas políticas (aunque esto no deja de ser un prejuicio) y vuelva a situarse en una situación de centralidad, o cuanto menos de transversalidad, que le aúpe de nuevo en las encuestas como ocurría hasta principios de este año.

Vídeos destacados del día

Realmente parece que Pablo Iglesias puede volver a sonreír, pues su estrategia y su afán por volver a ilusionar a su electorado potencial parecen estar haciendo efecto. “la campaña electoral es el territorio ideal para Podemos” repiten una y otra vez tanto el secretario general como Iñigo Errejón siempre que se les ha preguntado sobre si no temían que el partido se hubiera desinflado y dejado de recibir el apoyo de la masa de población con la que dicen estar y defender. El tiempo, y la campaña, les dará o les quitará la razón, pero puede que sea más lo primero que lo segundo, y el Partido Popular, con medidas como la expulsión inmediata de José Julio Rodríguez del Ejército, parece no querer arriesgarse a ello. #PP #Elecciones