Esta mañana, en Twitter hubo como Trending Topic el nombre del periodista Carlos Herrera. No es la primera vez que él, sea en sus programas de radio en Onda Cero, en la COPE o en sus artículos del diario ABC, mete opiniones que atacan desmedidamente a algo o alguien.

Pues esta vez ha sido por que él quiso hacer su particular homenaje a las decenas de víctimas del atentado terrorista en Paris, sobre todo las del Bataclan. Pero falla en que en la foto se le ve en primer plano, un “selfie”, pero poniendo una expresión nada adecuada al homenaje: aspecto como enfadado o prepotente, al estilo Aznar, como si en vez de identificarse con las víctimas, las compadeciera con una cierta condescendencia, típica de la Aristocracia con los pobres.

Ello le ha creado críticas y los inevitables “memes”, donde su imagen sirve para cualquier sitio, como la inoportuna aparición de Nicolas Sarkozy cuando la manifestación parisina por “Charlie Hebdo”.

Hace dos días, Albert Rivera quería hacer también su homenaje, recordando cuando el año pasado, por su cumpleaños, había viajado a Paris y allí se hizo los típicos “selfies” ante sus grandiosos monumentos. También fue criticado, pues se entiende que tienen que aparecer las calles parisinas sin él en primer plano.

También ha habido gente que aprovechó los terribles hechos para hacer demagogia política. No nos referimos a Marine Le Pen y su exigencia de cerrar todas las mezquitas francesas, conociendo su habitual método de matar moscas a cañonazos, como con su “remedio” contra el Ébola.

Nos referimos a Isabel San Sebastián, que en su Twitter, decía: “Espero manifestaciones masivas de musulmanes condenando #AtaquesParis y gritando que ALÁ NO QUIERE ASESINATOS. El silencio es cómplice”.

Le contestó David Fernández, ex líder de la CUP: “No recuerdo que exigieras manifestaciones católicas masivas tras los atentados en Noruega en nombre del cristianismo”. Se refiere a las 80 víctimas del ultraderechista Anders Breivik, casi todos adolescentes, que asesinó indiscriminadamente a sangre fría en el verano de 2011, de lo cual jamás se ha arrepentido y que fue defendido por la Prensa de extrema derecha.

Vídeos destacados del día

Pero hay una “vieja costumbre” de Twitter que ya salió de manera ofensiva cuando el trágico accidente del avión de Germanwings en Francia que acabó con 150 muertos de varias nacionalidades, muchos de ellos catalanes. Si algunos presuntamente graciosos se reían del accidente, que en su día se comentó en este diario, ahora con lo de Paris, alguno parecía lamentar que era “una pena que lo que está pasando en Paris no haya pasado en Cataluña”, como si suplicara al Cielo que los terroristas hubieran ido a cualquier sala de fiestas barcelonesa a matar catalanes. Claro que otros tampoco se “olvidaron” de atacar a los propios franceses, con perlas como “Eso les pasa a los gabachos por reírse de Alá”.

Pero casi todo el planeta se ha solidarizado con las víctimas, con Paris y con Francia, que seguirá con su vida y sin dejarse doblegar por los terroristas, a los cuales ha respondido con el único lenguaje que entienden: atacar uno de sus campos de entrenamiento o sedes en Siria. Pese a que en muchas mezquitas francesas se hayan sufrido actos vandálicos, en venganza por lo del otro día, seguramente hecho por ultraderechistas incontrolados.

#Unión Europea #Terrorismo #Estado Islámico