Manuel Carrasco se inauguró en esta nueva edición de la Voz Kids, con la victoria de su pupilo, José María. Un sevillano de 11 años, que emocionó con su cante a los que votaron desde el estudio de grabación.

Esta es la segunda apuesta por los más pequeños dentro del mundo de la música, donde a lo largo de varias semanas, hemos podido encontrar de todo. Desde lo más arraigado del cante, al pop o funki.

A la gran final, llegaron seis niños de todos los que en un principio, iniciaron esta andadura.

Por el equipo de David Bisbal, dos grandes voces con Roger y Javier, unos adolescentes con un carisma y estilo muy particular.

A la final llegó Javier.

Rosario llegó con Toñi e Indigo, superando la pequeña de nueve años con su estilo y un sin parar de bailar, a la voz aflamencada de Toñi.

Por su parte, Manuel Carrasco, contaba con José María y Carmen. Dos niños muy diferentes en su cante, pero igual de grandes.

Finalmente, fue José María, quien se alzó con el premio de un año de enseñanza y la opción de grabar una canción.

Todo un sueño para estas futuras estrellas de los escenarios, de lo cual, a lo largo de estos días, nos han dejado buena constancia.

¿Es merecido ganador? No lo sé.

Sobre el escenario, no fue de los mejores en su interpretación, pero quizá fue el que más llegó al público asistente, pues al igual que en la anterior edición, fueron los votantes, a diferencia de la Voz de adultos, que son los tele espectadores los que con sus votos, dan al ganador.

Vídeos destacados del día

"La Voz Kids 2", ha sido el estreno de Manuel Carrasco como coach en el programa. Tras esta victoria, ya se está barajando la idea, de si el cantautor, estará en la próxima edición de la Voz adultos.

Para saber eso, deberemos esperar aun un poco. De momento, tan solo felicitar a ambos.

Sobre todo, al pequeño José María, en esta nueva andadura que se le presenta.

Felicitar a todos los niños, por los buenos ratos que nos han dejado, y los buenos ratos que hemos pasado escuchando sus pequeñas voces.

Como dice Rosario, todos han sido verdaderos monstruos sobre ese inmenso escenario, sabiendo estar, como no lo hacen muchos de los consagrados...