Willy Toledo, a mi entender, se ha convertido en ese tipo de personas que al abrir la boca "la caga", usemos su terminología. Desde hace tiempo no se habla de su trabajo o su carrera, sino de sus monumentales patinazos o polémicas cuando usa una red social. Y a veces, incluso, tiene gracia. En esta ocasión, como más de la mitad de los españoles sabréis, el revuelo ha venido de la mano de su publicación del 12 de Octubre cagándose en la celebración de la Hispanidad.

No voy a entrar a finales de 2015 si una conquista llevada a cabo hace más de 500 años fue justa, buena, una matanza o un exterminio. Dejo los debates inútiles para los políticos.

Solo recordaré que ninguna conquista conquista a lo largo de la historia ha sido pacífica, justa, agradable y llena de felicidad; ni las que tenían lugar de tribu a tribu en el Neolíticos, ni las de los Romanos por media Europa, ni las de Carlo Magno por Asia, ni la de los árabes en la península ni, obviamente, la de los españoles en Sudamérica. Pero ¿en qué se diferencia eso, repito, hace siglos y con unas ideas, supuestamente, más arcaicas y faltas de la evolución emocional y social de la que presumimos, de los que en los últimos años se ha hecho en Irak o Siria?

Centremonos. Cada uno tiene derecho a pensar lo que quiera, incluso a hacer lo que quiera. Pero que cada uno haga públicos sus pensamientos en 2015 en España es otro cantar. Somos el primer mundo, muy "progres" porque nuestros políticos montan en bici, bailan en los mitines o no usan traje.

Vídeos destacados del día

Pero cuando de evolución real se trata tenemos unas carencias tremendas. Y mientras nos inducen a mirar a otro sitio con problemas en los calendarios futbolísticos o ex-presidentas kamikazes nos quitan derechos adquiridos con el tiempo (de forma visible o no). Unos luchas por abolir el derecho al aborto (¡señores, mejor dicho "señoras", si no están de acuerdo no lo hagan, pero dejen en paz a quien quiera hacerlo!), otros por buscar como explotarnos pagándonos una miseria, y otros, encubriendolo muy bien, inician una dictadura disfrazada de democracia actual y chuli en la que no se permite decir que pensamos en la calle o redes sociales pues nos enfrentamos a multas. A ver si Franco era seguidor de Elvis y solo fingió su muerte y es, en realidad, quien duerme en Moncloa.

En un país con más de 46 millones de personas, donde unos son catalanes independentistas, otros vascos y nada más, otros se quejan por no parecer españoles, etc, es normal que haya gente republicana, ultraderechista, monárquicos, comunistas y hasta gente que prefiera ser gobernados por ET.

La celebración de la Hispanidad hay que leerla y entenderla dejando de lado las ideologías políticas, aunque suene absurdo. Los españoles que se sientas orgullosos de serlo y quieran celebrar la creación de su nación tienen derecho a hacerlo, y todos los españoles (orgullosos o no) tienen la obligación de pagar dicha celebración. Pues bien, si yo con mis impuestos tengo que pagar los aviones que asustan a mis perros, los cortes de tráfico, el nuevo modelito de Letizia y el cascabel de la cabra Pablo; ellos tienen que aguantar que yo, o cualquiera, diga en un bar, Facebook o por el megáfono del gitano que vende la fruta por mi calle que no le gusta la celebración sin necesidad o miedo a exponerse a una querella, denuncia o multa. Menos aglomeraciones por ir a comprar al nuevo Primar y más para luchar por la Ley de la Mordaza, que es lo que nos hundirá como país, no haber conquistado América hace 5 siglos. #Gobierno #Manifestación #Huelgas