Es de condición humana buscar siempre el camino del mínimo esfuerzo. Normalmente, cuando nos proponemos un reto, buscamos optimizar la relación tiempo/resultados, sin importarnos lo más mínimo los medios a seguir. Es por ello que las dietas milagro "triunfan" y enganchan a la gente: "come este alimento y adelgazarás muy rápido sin apenas esfuerzo".

¿De que se trata la dieta de la piña?

La dieta de la piña, como su nombre indica, propone una alimentación que tenga como base a la piña; esto es, en todas las comidas del día debe estar presente y ser la protagonista. Promete adelgazar de forma rápida, desintoxicar el organismo y ayudar a la eliminación de los líquidos (debido a su moderado efecto diurético).

Normalmente se plantea en dos variantes: una rápida, de solamente 5 días de dieta, maximizando la pérdida de peso, y otra, un poco más sostenida en el tiempo, donde se propone permanecer unas 5 semanas con este extremo régimen.

Aunque la lista de Alimentos a consumir varía entre un sistema y otro, principalmente nos encontraremos con zumo de la fruta, piña fresca, yogures, carnes bajas en grasa (pavo, pollo, ...) y caldos de verduras

Factores de dieta de la piña que la encasillan en las dietas milagro

Una de las primeras señales de alarma, está en identificar un único alimento como "mágico" y necesario para adelgazar eficientemente. Aplicando el juicio más común, podremos suponer que tratar a la piña de "superalimento" con capacidades grandiosas, no dista mucho de lo que podría contarnos un charlatán de feria.

Vídeos destacados del día

No es posible, bajo las leyes naturales evolutivas, que un único alimento nos pueda proporcionar todos los nutrientes que necesitamos en el día; y mucho menos, que nos permita estar en forma y delgados sin hacer absolutamente nada de ejercicio físico.

Otro factor a tener en cuenta es la rapidísima bajada de peso: aunque no tiene porque ser necesariamente destructiva, sí que es cierto que alguien que ha conseguido bajar su índice de grasa en muy poco tiempo y sin apenas esfuerzos, sufrirá un posterior efecto rebote sin ninguna duda. Simplemente, la dieta de la piña no podrá ser sostenible en el tiempo.

Bajo estas premisas, es mejor pasar la página de esta "dieta milagro", y encontrar otro tipo de alimentación que combine mejor con nosotros y nuestro cuerpo.