5

     Cuando uno se va a la cama todos los días lo hace imaginando que algún día lo malo acabará o al menos que al día siguiente algo habrá mejorado. Al día siguiente cuando uno se levanta no tarda más de cinco minutos en darse cuenta que nada ha cambiado y vuelve a la triste realidad.

      Esta mañana era noticia de última hora la salida de la cárcel de Isabel Pantoja. Una señora que ha sido condenada por fraude fiscal y un sinfín de delitos relacionados con el beneficio ilícito. Mientras  tanto el estudiante y activista social Alfon lleva meses en la cárcel y ni los grandes medios ni los grandes tertulianos ponen de manifiesto esta realidad.

Parece que no interesa, mientras el público hable de Isabel Pantoja no hablará de la gestión nefasta e inquisitorial que la lucha por los derechos sociales sufre. ¿Lo injusto? Lo injusto es que el ciudadano de a pie demanda más a Isabel que el conocimiento por las injusticias.

     No contentos con esa crueldad tenemos que asistir a la constante lucha por aguantar los programas casi monotemáticos y ponen el asunto de Rato como principal y casi único tema. No es que eso sea reprochable, puesto que es necesario que pague por sus actos y no sólo devuelva lo que presuntamente se ha llevado, sino que tienen o mejor dicho tenía que estar ya con sus huesos en un calabozo. ¿Qué es lo cruel? Lo cruel es ver como ese hombre sigue en libertad y existan políticos que no se mojen, condenen y asuman sus errores y responsabilidad ejerciendo la dimisión.

Vídeos destacados del día

Lo más triste es que existen tertulianos y columnistas que en su afán de contentar al poder y su sumisión al poder defienden la postura de estos políticos. ¡UNA VERDADERA VERGÜENZA!

      No siendo suficiente tenemos que soportar como la CEOE sale diciendo que hay que bajar los sueldos y los incentivos por despido. Tienen la poca vergüenza de afirmar y defender algo así cuando ayer mismo cáritas puso de manifiesto un dato muy triste. Afirmaba esta organización que ya no sólo imparten cobertura a personas desempleadas, sino que existían personas con trabajo que no ganaban lo suficiente para comer y necesitaban la ayuda de esta organización. Vamos que  hay trabajadores que viven igual o peor que los esclavos en Roma. Hay que recordar que al menos los esclavos en Roma comían por su trabajo.

     ¿Qué es lo triste? Lo triste es que en el afán por aparentar habrá jóvenes y mayores de clase obrera que votarán a los que nos gobiernan porque se denominan taurinos y españoles. Pero ojo españoles por la pulserita con la bandera de España, porque muchos de ellos son econonómicamente suizos.

    En definitiva la única noticia medio apetecible de escuchar es que los ciudadanos cada vez somos mayores y ya no nos vale con palabras y el CIS lo ha mostrado reflejando los políticos mejor valorados.

No vale con hacernos ver y oír noticias y argumentos baladís en los que se critica a unas alcaldesas que vinieron para expulsar a los que llevaban años engañándonos y manipulando todo lo que podían. Enhorabuena España parece empezar a despertar pese a la manipulación todavía existente, esperemos que el 20D sea un día de felicidad y de esperanza.