Hace un par de meses, salía a la luz la noticia de que la marca de cosmética de la famosa tatuadora, Kat Von D, iba a salir por fin a la venta en España. Desde entonces muchas (y muchos) bloggers y youtubers se dedicaron a alabar la marca y a la creadora de la misma. Leyendo algunos de sus comentarios no pude evitar pensar cómo podían encumbrar tanto una marca que en teoría aún no habían tenido el placer de probar.

Sin embargo, el boom creció y creció sin parar, hasta tal punto que el mismo día que la marca salió a la venta, la mayoría de los labiales, paletas y demás productos de la marca se quedaron agotados.

Quizás el mundo del marketing está cambiando y ahora basta que lo recomiende una youtuber o una blogger para que la sociedad se lance como loca a comprar un producto que quizá no cumpla las expectativas de muchos.

Sin ir más lejos, al día siguiente de que la marca se lanzase en España, muchas chicas se apresuraron a decir que el labial que todas las bloggers habían estado enseñando (el tono lolita) no quedaba tan bien en sus labios y que no había merecido la pena comprarlo. Esto me hace pensar que ni siquiera se lo probaron, tan solo cogieron aquello que una persona que no conocían les había dicho que cogiesen. 

¿Realmente hemos llegado a un punto en el que no nos paramos a pensar en aquello que compramos? Sino que tan solo nos dejamos guiar por las fotos, vídeos y palabras de otros. ¿O ya existía este problema antes del efecto blogger/youtuber?

Como consumidora (y blogger), no me parece mal que las #Empresas nos usen para anunciar algún producto pero lo que sí me parece extraño es que siempre que se lanza una nueva marca con cierta relevancia en otros países, todos los "anunciantes" hablen maravillas de ella.

Vídeos destacados del día

Es muy raro encontrar alguno al que no le guste ese lanzamiento o que simplemente no le de tanta importancia. Quizá el secreto está en que las marcas seleccionan aquello que saben que va a tener una reacción muy positiva pero aÚn así creo que los consumidores deberían esperar un tiempo prudencial antes de lanzarse a comprar.