La vicepresidenta del #Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, acudió a un conocido programa de televisión dedicado al entretenimiento y cerró su aparición con una coreografía en donde Soraya puso toda la carne en el asador con su baile.

En Estados Unidos es bastante habitual ver a su presidente bailar, cantar e incluso contar algún que otro chiste, tratando de dar una imagen más cercana a la población. Todos vimos como el expresidente Bill Clinton alardeaba de musicalidad con su saxofón o como George Bush se marcaba bailecitos mientras paralelamente iniciaba una guerra con falsas excusas. Barack Obama tampoco se queda atrás en sus apariciones televisivas, bailes y chistecitos.

La elección del presidente se ha convertido en una competición en la que los candidatos compiten por ser el mejor showman.

Parece que la política española, influenciada por el país norteamericano, está introduciendo esta nueva moda.

Pedro Sánchez, del #PSOE, no dudó en acudir al mismo programa en el que apareció ayer Soraya Sáenz y prestarse a hacer casi cualquier cosa durante el programa. Su compañero de partido en Cataluña, Miquel Iceta, ha sido más conocido por sus ridículos bailecitos que por su programa electoral. Además, el Secretario general del PSOE compareció en un mitin político delante de una bandera española de gigantescas proporciones tal como hacen en EE UU.

El mismo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ante la proximidad de las nuevas elecciones, está concediendo más entrevistas que en toda la legislatura.

Vídeos destacados del día

Priman las entrevistas personales e íntimas, en donde les preguntan por sus clases de inglés, su perro, o el periódico deportivo que lee entre otras cuestiones frente a las entrevistas convencionales que bien podrían ser críticas y ponerle en algún que otro aprieto.

Ciudadanos es el partido que más se asemeja al modelo de marketing político estadounidense, en donde prima la imagen personal del candidato casi más que sus ideas y el programa electoral del partido. Tratan temas comunes que preocupan al conjunto de los españoles pero procura no meterse en "charcos", sin tratar cuestiones que puedan hacer establecer una ideología concreta para su partido y ampliar así el abanico de sus votantes. Y lo peor es que en vista de lo acontecido en Cataluña parece que les funciona.

Está muy bien que los cargos políticos se den a conocer más ¿Pero es necesario que hagan un show?

¿De verdad queremos parecernos a los americanos? Ese país donde todo el mundo puede llevar pistolas, donde no hay seguridad social, donde la hipocresía no tiene límites y su doble moral les hace escandalizarse por ver un  pecho al descubierto pero enseñan a sus hijos a disparar con metralletas automáticas.

No todo vale a la hora de captar votos, no sé a quién pretenden engañar o caer simpáticos, ¿pero de verdad creen que por hacer un baile,ser más guapos y simpáticos los ciudadanos le votarán y no tendrán en cuenta su anterior gestión, sus meteduras de patas, el partido al que representen y los programas electorales? Por suerte en España aún quedan personas que no son idiotas... #PP