Hace menos de un mes que la Reserva Federal de los #Estados Unidos (FED) emitió un importante comunicado que todos los mercados mundiales llevaban mucho tiempo esperando.  Trataba sobre el incremento o no, de los actuales tipos de interés sobre el dinero.

Viéndose entre la espada y la pared, Janet Yellen no tuvo más remedio que mantenerlos donde estaban; esto es, entre cero y un cuarto de punto.

 ¿Qué son exactamente los tipos de interés?

 Los tipos de interés son el precio del dinero. Se basan en el cobro de un porcentaje sobre la base de dinero prestado. Cuando tú o yo vamos a un banco o empresa de crédito a pedir un préstamo, se nos cobrará una tasa variable sobre ese importe, en función de diversos factores de tiempo y riesgo.

Al tratarse de una entidad comercial, posee cierta flexibilidad a la hora de establecer los tipos de interés; podemos observar perfectamente horquillas que van desde el 6-8% TAE hasta el 20-25% TAE.

 Es imperativo diferenciar entre los tipos de interés normales  y el tipo de interés oficial establecido por un banco central (FED, BCE, BoJ…), ya que son estas entidades las encargadas de inyectar capital a los bancos comerciales con un coste muy inferior al que nosotros jamás podremos acceder. En el caso de la FED y el dólar se sitúa en un 0-0.25%.

 ¿Son normales unos tipos oficiales tan bajos?

 Por supuesto que no. Cualquier profano que ahonde un poco en el tema, se puede percatar que un precio del dinero nulo o mínimo implica exponerse a la práctica de acciones poco éticas por parte de los grandes bancos que tienen el acceso preferente al nuevo dinero fresco.

Vídeos destacados del día

 Allá por el 2007, los tipos oficiales se situaban en torno al 5%, cifra que ya de por sí era históricamente baja (el culmen del precio del dinero se vivió en la década de los 80, donde en Julio de 1981 la tasa de interés oficial rebasó el 19%). El por aquel entonces presidente de la FED, Ben Bernanke, decidió bajar aún más los tipos hasta hundirlos en un escaso 2,5% para el 2008, en una maniobra que parecía predecir el cisne negro de las hipotecas basura que se avecinaba. Luego de la implosión financiera, a la FED no le quedó más remedio que seguir bajando aún más los intereses, hasta situarlos a niveles actuales. La lógica detrás de estos descensos fueron la estimulación del crédito y el intento de reanimación de la economía mundial herida de gravedad.

Mirando el panorama actual, podremos observar que las medidas tomadas no sirvieron de mucho: tenemos una #Deuda global de un 285% del PIB.

 ¿Por qué está Janet Yellen entre la espada y la pared?

 A la presidenta de la FED sólo le quedan dos opciones: dejar los tipos donde están de forma indefinida, o subirlos hasta un nivel aceptable.

De entrada, esto parece algo nimio y burdo, sin demasiada complicación; pero la realidad es muy distinta: cualesquiera de los dos escenarios lleva consigo un futuro a corto plazo muy inestable para la economía mundial:

Por el momento nos toca esperar, expectantes del movimiento que pueda hacer la FED en este último trimestre del año. Algunos incluso opinan que podrían llegar a situar la tasa de interés oficial, en valores negativos.  #La economía hoy