Aunque no es la primera vez que sale en las tertulias de La Sexta Noche, se ganó el corazón de este cronista, que después de muchas semanas volvía a ir como público a dicho programa. Viendo a los tertulianos de siempre, Iu Forn aportó una manera de ser diferente a la de los habituales.

La tertulia era, claro, sobre las elecciones catalanes (parece que sólo le llaman para estos temas) y la posible independencia de Catalunya. Los otros catalanes presentes eran Xavier Sardà, Paco Marhuenda (unionistas, aunque uno progre y el otro muy conservador) y la diputada de CDC Míriam Nogueras.

Aparte, el andaluz Javier Aroca y Eduardo Inda (sólo hubo seis tertulianos en esa tertulia). Inda y Marhuenda fueron los más beligerantes en dicha tertulia.

También Sardà, aunque a su manera, sobre todo cuando discutió con Forn por una entrevista a Josep Borrell en TV3 cancelada por motivos de programación, que el hermano de Rosa Maria Sardà sostenía que era por motivos políticos.

Forn y Nogueras alucinaban en colores, como dice la frase hecha, ante el tono de Eduardo Inda, sobre todo, como siempre prepotente y de chulo madrileño (en su caso, de adopción), y el tono apocalíptico repleto de didactismo de Marhuenda.

Pese a todo, expusieron sus puntos de vista sin dejarse asustar. Forn recordó que en TV3, a la que se acusa de tendenciosa, hay muchos tertulianos no soberanistas en muchos de sus programas, mientras que en TVE son el 100 %. Datos que no abundan mucho entre los que oímos habitualmente en La Sexta Noche.

Javier Aroca, como andaluz, recordó como hay muchos paisanos suyos que emigraron a Catalunya y que se integraron allí, formando ahora incluso parte de los independentistas.

Vídeos destacados del día

Dijo no compartir esto, pero que los comprendía perfectamente. Lo contrario de Marhuenda e Inda, por descontado.

Nogueras, como era política, iba a lo suyo, claro. Aunque casi todos estaban de acuerdo en el gran éxito de la Diada, que sólo Marhuenda rebatió, diciendo que había bajado en número de asistentes. Pero ella defendió la ilusión con la que iba la gente que fue a ella, de todas clases sociales, sin ver ningún adoctrinamiento ni nada. Incluso Sardà, unionista, lo reconoció.

Después de esa tertulia, llegó la siguiente entrevista del programa, a Albert Rivera. Iu Forn ya se fue a su casa, y es una lástima, hubiera estado bien verle de nuevo haciendo preguntas al político, en vez de los habituales Inda, Hilario Pino y Nativel Preciado. Las preguntas del primero eran las menos críticas hacía él, como se supone.

La semana que viene vendrán siete políticos catalanes a debatir sobre Catalunya, la independencia y su futuro. Esperemos que sea diferente a lo que se ve habitualmente en el programa.