Ha conseguido lo que suele ser casi imposible, poner a todo el mundo, menos a su hija real claro, en su contra y lo cierto es que ningún concursante de “Gran Hermano 16” es capaz de aguantar a Maite. Su lenguaje soez, su actitud prepotente y dominadora y sus salidas de tono hacen vislumbrar un desequilibrio psicológico que muchos habitantes de la casa ya han detectado y denunciado.

En el público existe la misma sensación, aunque algunos tienden a defender su comportamiento y justificar que este provoca espectáculo, la mayoría de los seguidores del programa no dan credibilidad a lo que ven y, como afirmaba la misma Mercedes Milá durante la gala de ayer, lo que dan ganas es de ahogarla.

Maite ha tenido enfrentamiento con casi todos los habitantes de la casa de Guadalix y sus disputas han estado al límite de lo permitido por el programa, llenas de insultos soeces, tanto por ella como contra ella, y a punto de desembocar en un conflicto más serio. Los consejos a su hija para que se fuera a la cama con Suso, su hijo ficticio, aunque no son sea incesto en sentido estricto, no dejan de ser alarmantes, sobre todo si se justifican para dar celos a otra persona.

Ahora, y una vez nominada, la audiencia tendrá que elegir si prefiere seguir viendo mal rollo en la casa y todo el comportamiento excéntrico de Maite o si, por el contrario, decide darle pasaporte a esta pamplonica para que pueda ser convenientemente tratada en un centro psiquiátrico. Lo cierto, es que si fuéramos de Pamplona preferiríamos que no la echaran de Gran Hermano, ya que debe ser impactante coger un autobús en esta ciudad y encontrarte a Maite de conductora.

Vídeos destacados del día

La decisión, aunque parece fácil, también es complicada, ya que hay que reconocer que Sofía, la hija carnal de Maite tampoco es santo de la devoción de los espectadores, aunque la existencia de un posible romance con Suso podría animar a las “carpeteras” a dejarla un poco más de tiempo para ver cómo evoluciona la situación.

En cuanto a Raquel, la verdad es que la chica ha pagado por su imagen y primera impresión, ya que sin hacer grandes alardes de mala persona ha sido nominada por un gran número de compañeros. Aunque creemos que podría estar a salvo ante esta primera expulsión, esto es Gran Hermano y nunca se sabe por dónde van a salir los tiros.