La audiencia, o deberíamos decir Telecinco, ha decidido expulsar a Maite de “Gran Hermano 16”. La cadena ha estado toda esta semana intentando deshojar la margarita de Maite si o Maite no y, tras defenderla con todas sus fuerzas durante el pasado “Debate”, a última hora a decidido que sería mejor expulsarla de la casa.

La duda era substancial, por una parte convenía mantener a Maite en la casa para aumentar las audiencias con su show particular. Es cierto que de lo que más se hablado en estos primeros diez días de Gran Hermano es del comportamiento histriónico de Maite; sin embargo, su comportamiento rayaba la inmoralidad y, según Mercedes Milá, la censura ha tenido que tapar actuaciones poco decentes de la concursante e incluso se especuló con sancionarla.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Ante esta duda existencia Telecinco, al final, decidió que había que expulsarla. Para ello concentró antes de la expulsión toda una batería de vídeos que dejaban en entredicho a esta polémica concursante, mientras que se evitaban cualquier vídeo relativo a Raquel.

El vídeo en el que Maite fingía un patético acto sexual en el que escandalizaba a otros concursantes fue demoledor y desnivelaba la balanza de la audiencia.

Para que se hagan una idea de cómo Telecinco es capaz de influir en las opiniones de los espectadores sólo hay que ver cómo han fluctuado los porcentajes de expulsión durante esta semana. Si nada más salir nominada Maite, nadie tenía ninguna duda de que podría ser la expulsada con un mayor número de votos de la historia de Gran Hermano, tras “El Debate” del domingo los porcentajes se estabilizaron y antes del comienzo de la Gala de ayer, Raquel iba en cabeza para ser expulsada.

Bastaron unos vídeos de la desafortunada Raquel para que los porcentajes dieran la vuelta y por un pequeño margen Maite, la “elegida de Dios” también fue la elegida de la audiencia para irse a la calle.

Vídeos destacados del día

Lo que pensaba Telecinco también lo transmitía Mercedes Milá durante la Gala “Maite va a dar un gran juego en los platós de Telecinco” y siempre es mejor tener controlada a Maite en los platós que tener una bomba de relojería en una casa en la que se vive en directo las 24 horas.

Una vez fuera del plató, Mercedes Milá no tuvo más remedio que echarle una enorme reprimenda a Maite. Mercedes reconoció que podría haber llegado a ser una buena concursante pero que se equivocó de todas todas con su comportamiento. Especial atención prestó Mercedes Milá para regañarla por sus consejos a Suso y su hija Sofía y hasta le dio una lección de lo que es ser liberal o una mal educadora.

Y ahora, una vez que Maite está en la calle, a ver que concursante o concursantes son capaces de dar espectáculo en la casa. Muchos dicen que son muebles vivientes pero lo cierto es que no son peores que los de otros años y con paciencia seguro que nos volvemos a divertir o a indignar incluso con Maite fuera del concurso.