Es imposible negar el potencial artístico de Woody Allen para con la gran pantalla, al igual que en los escenarios. Esa capacidad de hacernos reír con esos personajes y situaciones tan características de él, que al mismo tiempo nos explica su forma de ver la vida, la moral de sus pensamientos y las propias opiniones sobre un gran abanico de temas en constante discusión. Allen es un polifacético artista al que pocos, por no decir nadie, puede alcanzar, el cual genera gran expectación entre cinéfilos y espectadores de todo el mundo sobre sus nuevos proyectos.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

Irrational man nos introduce en la mente de Abe Lucas, un profesor de filosofía alcohólico que no ve la gracia de vivir en un mundo que tiene escrito su propio destino lleno de injusticias y tragedias, el cual nadie puede cambiar por muy empeñado que este.

Esto desemboca en el cambio de pensamiento del profesor, que no habiendo matado a nadie nunca se introduce en la mente de un asesino, el cual se cierra a la idea de que el hecho de matar a una mala persona es un acto justo y moralmente correcto. Siempre y cuando no afecte a secundarios sino solo al implicado, cosa que se tuerce en un final trágico para el protagonista.

La filosofía esta en primera plano desde el primer momento, cargada de pensamientos, pequeñas explicaciones y citas de los grandes filósofos, dando vueltas y vueltas formando a algún espectador un gran come-cocos, a veces carente de sentido.

Cierto es que la película da mucho que desear ya que no puede ser comparada con sus films anteriores. Puede ser la falta de acción en la trama al igual que en los sketches, los cuales flojean mayoritariamente, y que se le podría haber sacado un poco más de animación.

Vídeos destacados del día

Durante toda la reproducción se pueden apreciar claramente los toques tan característicos del director que, al fin y al cabo, carecen de vida y a veces del humor esperado. Se hecha en falta esa magia en los momentos mas cómicos y enrevesados de la película.

En lo que se refiere a los actores Joaquin Phoenix que interpreta a Abe Lucas es el más destacado en la película. En un papel que se aprecia un buen trabajo actoral y que ha sabido enfocar de forma correcta. Por parte de Emma Stone, en su papel de la alumna que se enamora de Abe, se la ve muy lineal y ceñida al guión más que al personaje que interpreta.

Como una conclusión final, no creo que Irritation man hay dado y vaya a dar los frutos que Woody Allen esperaba. Es una obra de un Allen cansado, que escribe y dirige de un modo inconsciente.