Presidente Santos:

Con asombro observo lo que ocurre en Venezuela, país en el que desde hace ya diez días existe una orden unilateral de mantener cerrada la frontera con Colombia que une a los Estados Táchira en Venezuela, y el Departamento del Norte de Santander en Colombia. Una de las fronteras más activas de América Latina, y sin duda alguna la más importante para las relaciones colombo venezolanas.

Aun sigue sin darse un parte creíble de lo ocurrido, se especula sobre la presunta incursión paramilitar en el territorio venezolano, generando un ataque a militares venezolanos a pesar que, en Venezuela, las fuentes periodísticas de sucesos, así como las que cubren la fuente militar, niegan la existencia de certeza sobre la participación de las Autodefensas Unidas de Colombia en dicho atentado contra tres efectivos militares venezolanos (y un civil cuyo nombre se reserva el Gobierno venezolano).

Nicolás Maduro ha aprovechado el momento para hacer uno de sus acostumbrados shows mediáticos, que le permiten desviar la atención de la Crisis política, económica y social que atraviesa Venezuela, pero esta vez lo ha hecho a costa de los derechos humanos de los ciudadanos colombianos que residían ilegalmente, así como en condición de refugiados, en la frontera colombo venezolana. Y por primera vez pareciese que usted se ha dado cuenta del talante verdadero del gobierno que lidera Maduro (o Cabello, no lo sabemos).

Desde la asunción de Maduro al poder, usted ha sido connivente con sus actuaciones contrarias a los derechos fundamentales de los venezolanos, inclusive se ha jactado de ser su amigo y ha negado ver la realidad de la golpeada institucionalidad de su vecino país. Hoy, cuando son sus nacionales los que se ven afectados de manera evidente por la forma en que Venezuela ha ejecutado esa mal llamadas deportaciones es que alza la voz.

Vídeos destacados del día

Hoy es usted, Presidente Santos, el primer denunciante de las atrocidades que un cuerpo criminal como la Guardia Nacional Bolivariana venezolana, ha cometido en contra de los colombianos residentes en Venezuela, hurtando sus pertenencias, demoliendo sus viviendas, y deportando inclusive a refugiados, tal como lo confirmó ACNUR, violando el derecho internacional. Hoy es usted quien denuncia el autoritarismo y la violencia con la que actúan las Fuerzas Armadas venezolanas.

La situación es sencilla de explicar, Presidente. Cuando se es connivente de una violación de Derechos Humanos, se está siendo con todas. No es secreto el talante autoritario del gobierno venezolano, con Chávez o con Maduro, pero el esfuerzo por obtener jugosos beneficios del dinero del petróleo, le permitía a usted hacerse de la vista gorda con lo que ocurre en Venezuela, como el lunes lo hicieran las naciones en la OEA, considerando que no ameritaba una reunión para debatir este asunto bilateral, ganando esta batalla Maduro.

Colombia acusaba a Venezuela de haber hecho gala de su poder económico (cada vez menor), para lograr su cometido. Curioso, Presidente Santos, es el mismo argumento que la oposición venezolana viene denunciando desde hace años ante la vista gorda que gobiernos como el suyo han tenido respecto de la situación en Venezuela. Es usted, junto a UNASUR, artífice del poder internacional de Maduro, así como de estas nuevas violaciones de los Derechos Humanos, pues la omisión también es un crimen cuando de derechos humanos se trata, y sobre Venezuela, han callado criminalmente.

Parece que ahora es tarde para gritar, Presidente.