No hace ni un mes que fue elegido por abrumadora mayoría y ya nos ha dado la primera decepción. No, no es un nuevo alcalde que prometía arreglar desbarajustes de su predecesor en alguna gran ciudad del país. Es Josep Maria Bartomeu, el Presidente del Barça que sustituyó a Sandro Rosell.

Se enfadó mucho, algo que todos los barcelonistas hemos sentido por la magnitud de la injusticia, y ahora dice que no recurrirá esa monstruosa multa de 30.000 € de la #UEFA, que intentará negociar personalmente con su Presidente, el francés Michel Platini, para arreglar un poco la cosa.

Los barcelonistas con buena memoria recordamos el año pasado, cuando algunos aficionados del Real Madrid de baloncesto, después de perder la final de la Europa League contra el Maccabi de Tel Aviv israelí, Twitter se llenó de infames tuits antijudíos, negando el Holocausto, dando la razón a Hitler y demás disparates que sólo tuvieron una leve condena, tipo “Eres un niño malo, eso no se hace, eso no se dice, eso no se toca” y algunos detenidos por ello, pero nada de condena firme de aquello.

Veremos si consigue convencer a Platini de que la sanción es injusta. En Europa son más dialogantes, menos viscerales y menos fanáticos que aquí. Es curioso que si la sanción hubiera sido para el Real Madrid, por ejemplo si los Ultrasur abuchean a jugadores negros rivales o llevan banderas nazis a Alemania, o niegan el Holocausto, el propio club, los medios de comunicación afines y los aficionados hubieran llamado al boicot a la UEFA inmediato, calificándolo todo de calumnia y aderezado con la habitual palabra “envidia”. El follón que montaron cuando lo de los guiñoles franceses sería algo nimio comparado con esto; incluso creo que habrían montado el jaleo de quienes se quejaban por las caricaturas de Mahoma.

Me acuerdo de cuando Sandro Rosell era Presidente y hubo un incidente relacionado con el Barça, creo que fue cuando viajó a Pamplona para jugar con el Osasuna y había huelga de aviones, los medios de comunicación madridistas y de información general montaron un ataque contra el Barça general, acusándoles de privilegiados y demás motes despreciativos.

Vídeos destacados del día

El haber ganado la Liga, la Copa y la Champions no ha gustado nada a algunos. Sólo acusan al árbitro de un penalti dudoso contra el Barça en la final, pero no pueden acusar a la afición, por ejemplo, de haber abucheado a Pogba por ser negro. Lo digo por que en estos casos buscan acusaciones debajo de las piedras, y así nos va.

El Barça se rehará de estos ataques y estas multas, contando la de la final de la Copa del Rey, cuyos abucheos al Monarca eran por que él hizo muy mal alguna cosa. Ayer vi de nuevo el fantástico reportaje de Canal + Francia “El ocaso de un Rey”, ya comentado aquí, que recordaba al final del mismo el abucheo de toda la platea del Gran Teatre del Liceu contra ellos (por cierto, no hubo ninguna sanción contra dichos espectadores). Los dos pusieron cara de circunstancias, y la locutora dijo sabiamente: “Ellos [Felipe y Letizia] se dieron cuenta de que las Monarquías también son mortales”. O sea, que no son como el Emperador del Japón, que era tratado como un “descendiente del Dios del Sol” (sic), y sus súbditos no podían mirarle a la cara hasta después de la II Guerra Mundial.

Mientras, Florentino Pérez consigue que el Estado le devuelva íntegro el dinero invertido en el fiasco de Castor, incluso acusando a los habitantes de Vinaroz de mentirosos, y al que se tiene como un santo en vida por los medios. #Rey Felipe #FC Barcelona