“-Mamá. -¿Sí? -¿Sabes lo que me han dicho hoy en el cole? -¿Qué, cariño? - Que eres muy mayor para ser una mamá. -¿Quién te ha dicho eso? -Sangi.” Así empezaba el anuncio de Coca Cola que emocionó a muchas familias el pasado mes de abril. El spot continuaba pasando de pregunta en pregunta, con el miedo reflejado en los niños [VIDEO] tras las preguntas que sus compañeros le habían hecho acerca de sus familias no tradicionales

“-En clase me han dicho que no sois mis padres de verdad.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

-¿Y quién ha sido? -Luis, el niño del pelo pincho. -Hoy en el cole alguien me ha dicho que mi papá es mi mamá y mi mamá es mi papá. -¿Y quién te ha dicho eso? -Alex, el niño pelirrojo.

-Papá, en el cole me han preguntado por qué no tengo mamá y tengo dos papas”.

Familias homoparentales, cambio de los roles tradicionales entre el padre y la madre, maternidad a mayor edad o hijos adoptados son algunos de los tipos de familias que aparecen reflejados en el anuncio y que la marca de bebidas culmina con otra pregunta de los padres: “¿Y te puedo hacer yo otra pregunta? Si pudieras elegir a tu familia, ¿nos elegirías?” Cuestión que se responde con un abrazo y con la idea final del anuncio: “La felicidad siempre es la respuesta”.

El anuncio fue bien acogido, sin embargo la realidad a veces empaña esa capa de sensibilidad positiva, demostrando así el por qué de la necesidad y vigencia de estas campañas. “En mi pueblo hay dos hombres gays”, dice un niño de primeros cursos de Primaria a otros.

Vídeos destacados del día

“Y también dos chicas… lo mismo”, continúa. “Yo sé cómo se dice, pero mi madre no me deja que diga esa palabra”, le interrumpe otro, a lo que un tercero añade: “Lesbiana, se dice lesbiana”. “Yo lo sabía –interviene el anterior–, pero mi madre no me deja decir esa palabra”. ¿Y qué es lesbiana?, pregunta otro de los niños del grupo. “Lesbiana es una mujer que no puede tener hijos ni fo…”, zanja otro niño.