Es el prEmprendedor.

Al calor de un #Trabajo fijo y remunerado mes a mes nace este atrevido trabajador, harto de ver cómo su sueldo mengua en el mejor de los casos, fruto de la "no subida" desde tiempos inmemorables o como alternativa a las bajadas “solidarias” que los empresarios han hecho unilateralmente.

Los puristas no lo catalogarían como un emprendedor de raza, porque le falta el aliciente del riesgo. 

A ningún empresario le gusta que sus trabajadores se distraigan con otros menesteres que no le reporten beneficios. En el caso de los directivos firman cláusulas de exclusividad para evitar tentaciones. Cláusulas cuyo cumplimiento se ha visto relajado por evitar esa conversación desagradable "es que ni siquiera me has subido el IPC..."

Estos trabajadores han empezado a dar clases, hacer coaching, collares, pulseras y otros abalorios o vender productos de lujo a través de internet.

Algunos regentan franquicias con ayuda de sus cónyuges… 

Y esto, a los ojos de los empresarios y del gobierno, es malo. Los primeros ven que tienen que cortar la dedicación a otras tareas ajenas a la suya y en el caso del gobierno, porque muchos lo hacen en la economía sumergida.

En cualquiera de los dos casos el riesgo sí es alto, si te pillan. Porque si el pequeño hobby se convierte en gran hobby, te podrían echar del trabajo (en cuyo caso te recomiendo mi libro – Josdeputaaa!!! Me han “echao” que puedes leer en Neupic) o te podrían poner una multa por evadir al fisco.

Y aquí es donde está el error. Estamos acostumbrados a esta actitud represiva y fiscalizadora.

A los empresarios les digo que no sólo no coarten este tipo de iniciativas de sus empleados, sino que además las promuevan.

Vídeos destacados del día

Que les den facilidades para llevarlas a cabo e incluso ayuda económica. Están creando #Emprendedores. Gente con ilusión, ilusión, ilusión (con eco), que tanta falta les hace. El miedo a que se te vaya una persona si no sabes retenerla es absurdo. Es como el que tiene tos y se rasca los huevos. En cambio, si consigues que esa persona esté agradecida al empresario e ilusionada, su rendimiento será mejor. Y es ley de vida que la gente evolucione en su trabajo o tendrás un equipo de mediocres, que por lo visto muchos es lo que quieren. Gente que obedezca, no piense y haga única y exclusivamente lo que se le pide. Y, personalmente creo, que ni siquiera en un ministerio público los trabajadores deberían de tener este perfil. El emprendedor es responsable, tiene iniciativa, es innovador, busca soluciones… exactamente lo que va a necesitar la empresa que quiera salir victoriosa de la crisis. Porque una cosa es salir y otra muy diferente es cómo salen.

Uno de cada cien conseguirá que su hobby sea una empresa.

Obviamente ése dará el salto de lo ajeno a lo propio. El resto simplemente habrá conseguido un extra para darse algún capricho y estar feliz en su actual trabajo. ¿No merece la pena?

Soy partidario de que todo el mundo pague sus impuestos, pero la administración central tiene que encontrar una fórmula para que tributen sin que sea doloso, ni una barrera a quitarle horas al sueño. Yo empecé así, dando clases, y cuando suspendes a más de un veinte por ciento de los alumnos el que se tiene que cuestionar es el propio profesor. ¿Queremos un país de funcionarios de actitud? Si conseguimos entre todos crear una tupida red de mentalidad emprendedora, nos irá mucho mejor. Somos un pueblo muy creativo, muy trabajador y muy capaz. Miles de #prEmprendedores podrían ser la base de un cambio. #Empresas