Una noticia que ha sorprendido a muchos, no se sabe si por esa veneración enfermiza de algunos por la Monarquía española, casi como un culto a la personalidad, o por lo que sea.

Según informa el diario digital catalán Vilaweb, cuando se cumplió un año de la abdicación del Rey Juan Carlos I en su hijo Felipe, TVE tenía previsto emitir un documental producido por la francesa Cinétéve y dirigido por el cineasta Miguel Courtois ("El Lobo", "GAL"). Parece ser que ya no hay intención por parte del Ente Público RTVE de emitirlo.

Los responsables de TVE han dicho a El País que lo que trata el documental, titulado Yo, Juan Carlos, "es un producto no actual" y que "trata de un Rey que ya no es Rey". Son los pretextos que han puesto para esta omisión.

Parece ser, según dice el diario madrileño, que el director de TVE, José Antonio Sánchez, exigió a Miguel Courtois que incluyera testimonios de gente del PP, además de los ya incluidos de los socialistas Alfonso Guerra y Alfredo Pérez Rubalcaba. La productora dice que se puso en contacto con miembros del partido de Mariano Rajoy y no obtuvo ninguna respuesta de si querían aparecer en el documental o no.

Yo, Juan Carlos sí está previsto para emitirse próximamente en la cadena pública francesa France 3, en horario de máxima audiencia, sin ningún problema, igual que lo han hecho en el pasado otros documentales televisivos sobre aspectos poco conocidos de la vida de la Familia Real española, que aquí, como una especie de tabú, son casi prohibidos o vetados, como pasaba en Tailandia con la comedia musical Ana y el Rey de Siam y las películas basadas en ella.

Vídeos destacados del día

Hace dos años, Canal + Francia hizo un magnífico documental, Juan Carlos, el ocaso de un Rey, donde hacía un repaso a la vida del ya ex Monarca sin caer nunca en la adulación, pero tampoco en el ensañamiento, con varios puntos de vista desconocidos aquí. Aquí tampoco quiso intervenir gente del PP, quizá por que aún estaba reciente el escándalo (desproporcionado) de los guiñoles de Les Guignols de l'Info con los deportistas españoles.

En éste, sí intervinieron desde Zapatero a Joan Tardà (éste contó que, sobre el trato a la Familia Real, "el Gobierno Rajoy tiene la Constitución como si fuera el Corán o la Biblia"), y se contaba cómo las fotos en donde Letizia no aparecía favorecida se publicaban en la Prensa extranjera, pero no en la española. Incluso apareció el prestigioso historiador Paul Preston recordando un sórdido incidente de Juan Carlos I donde murió su hermano en un terrible accidente, algo tabú aquí.

Y como nadie del PP quería intervenir, al hablar de la corrupción, quería la entrevistadora hablar con Jaume Matas, ex Presidente de las Baleares.

Él se negó a hablar, pero ella hizo algo inteligente: recuperó la famosa entrevista de Jordi Évole a Matas en Salvados, donde contaba más que lo que les hubiera contado en persona.

Esta obsesión por salvaguardar la imagen de la Familia Real tiene estos días una contradicción: en El Escorial se representará la ópera "Don Carlo" de Giuseppe Verdi, dirigida por Albert Boadella, que hace tres décadas indignó al PP, entonces en la oposición, cuando se iba a representar en ese mismo pueblo y en el mismo escenario. La obra cuenta cómo Felipe II, de manera tiránica, metió a su hijo Carlos en un manicomio y allí murió solo. Hace años se veía como una afrenta y una calumnia; ahora puede representarse sin problemas y como muestra totalmente fiable de la Historia de España. #Rey Felipe #Rey Juan Carlos #Televisión