El emblemático edificio España, de la capital española, permanecía cerrado desde hacía muchos años. Se construyó en los años cincuenta, entre 1948 y 1953, y cuenta con 28 plantas y 117 metros de altura. Fue uno de los primeros rascacielos que hubo en el país.



En 2005, el edificio se compró por parte del Banco Santander, con la intención de convertirlo en pisos de lujo, hotel y centro comercial, pero en julio del año pasado, se vendió al grupo chino Wanda, cuyo director, Wang Lianlin, es considerado como una de las fortunas más importantes del mundo.



Su proyecto tras la compra, consistía en rehabilitarlo, tras estar en desuso durante tanto tiempo, y siendo el deterioro notable, y convertirlo en el mayor parque acuático de Europa. En su día el ayuntamiento estuvo conforme al proyecto pero respetando la fachada y laterales. Ahora, y tras saber que el deterioro es mayor del pensado, para su rehabilitación es necesario tocar la fachada, reconstruyendo todo pieza a pieza, por el peligro que conllevaría no remodelarlo completamente. Si no se hiciera, podría conllevar peligro, pero no se está de acuerdo y de momento se paraliza todo.



Opiniones hay para todos los gustos. Ante todo debería considerarse la seguridad del inmueble, que fuera un lugar seguro. Todos coinciden en que eso es lo fundamental, pero los hay que se niegan a que se toque el exterior del edificio.

¿Como se puede hacer para que el edificio sea seguro, si la única manera es tirándolo entero, si no quieren algunos tocar la fachada, aún siendo un riesgo? ¿Que tiene el edificio? ¿Es preferible tenerlo ahí muerto y desocupado, esperando que un día se caiga del desuso, o arreglarlo y así prolongarle la vida y hacerlo rentable?



Considero que es obvio. Un edificio deshabitado y que no tiene un mantenimiento, acaba derruyéndose él solo. No entiendo mayor tonteria, que tener semejante lugar sin poderlo disfrutar y en pleno centro de Madrid. Parece ser, que el ayuntamiento, prefiere eso, a darle una opción de vida. Como todo y siempre se hace, se prefiere funcionar así, en contra de lo que es obvio y natural.



Señores. Tengamos edificios inútiles. En el fondo me parece que nos encanta.

¿No será realmente, que el edificio nos da igual? No olvidemos que por él se ha pagado una cantidad desorbitante, que nadie sabe donde está o para que se ha empleado. Ahora ya, con el dinero en el bolsillo, pongamos pegas para que se rehabilite y viva para disfrute del público. Si se cae... como ya tenemos la pasta.... nos da igual lo demas.



Señores. Creo que como siempre en nuestro país, tenemos lo que nos merecemos.

Considero que le debemos al edificio España una oportunidad. Señora Manuela Carmena, seamos realistas y si para poder disfrutar de tan hermoso y gran edicificio, se debe tocar en algo esas partes que consideran intocables (no entiendo por qué), hagámoslo. Que no es una fachada patrimonio de la humanidad. Tan solo unos ladrillos que se van a reforzar por seguridad para sus ciudadanos. Tampoco los arquitectos han dicho que desaparezca por completo, sino que intentarán respetarla lo máximo que se pueda,