Cada vez se les ve más acaramelados, bailes, miradas cómplices, abrazos, caricias y todo esto enfrente de la cámara de Supervivientes ¿Qué ocurrirá cuando no haya cámaras? Aunque los concursantes saben que un romance en un Reality puede ser un pasaporte para la final, las circunstancias entre Christopher y Chabelita no son las usuales.

Por una parte, a esta altura del concurso la audiencia no está desesperada por vivir una historia de amor. Otros tiempos eran cuando Elisa de Panici, en Isla Destierro, recibió a Noel; entonces la audiencia y, sobre todo las “carpeteras”, estaban frescas y ávidas de un romance en directo; sin embargo, ahora empezar con el amor da un poco de pereza, la verdad.

Aunque pudieran hacer buena pareja, la relación de Chabelita con Alejandro Albalá (por cierto igual se le ha olvidado, porque nombrarlo, nombrarlo no lo nombra mucho) hace difícil el idilio entre la hija de la tonadillera y el pijo de la isla. Aunque ellos podrían pensar que la relación les puede hacer un favor, también habría que ver como se toman los seguidores de Chabelita, o mejor dicho de su madre, una infidelidad en vivo y en directo.

Sin embargo, los chicos también deberían pensar en un futuro no tan inmediato como es la final de Supervivientes. Quizás, si Christopher y Chabelita quisieran forrarse visitando platós y platós de Telecinco entonces lo mejor sería liarse en el programa. Lo morboso del tema no podría ser, de ningún modo, desaprovechado por Telecinco y además, el enlace sería perfecto.

Vídeos destacados del día

Por un lado, la hija de una tonadillera famosa pero en la quiebra y, por otra, el hijo de una familia “millonetis” en busca de fama. La unión Pantoja-Mateo podría ser un tema beneficioso para ambas partes y, seguro, que los millones de los Mateo serían bienvenidos en Cantora.

Quizás, y en un primer momento, el perdedor de esta historia sería Alejandro Albalá, pero tiempo al tiempo. Una vez despechado por la “cornamenta”, este podría dedicarse a airear su desventura, también, por los platós de Telecinco y, aunque suene frío y calculador, para él sería más rentable que Chabelita lo dejará ahora que una vez terminado el concurso.

Ya ven, muchos pros, pero también muchas contras, ahora sólo queda que los chicos o, deberíamos decir, sus representantes empiecen a darle al “coco” y que vean que es lo más rentable para sus pupilos.