No tenemos paz los seres humanos de los tiempos actuales, expertos analistas del Pentágono en Estados Unidos hablan de una posible guerra entre Estados Unidos y China o entre Estados Unidos y Rusia, al parecer la estrategia de Estados Unidos es iniciar una serie de guerras en el mundo con el objeto de salvar su maltrecha economía que es belicista y basa sus ganancias pormenormente en los negocios de la guerra para lo cual USA establece alianzas con sus aliados.

La crisis de Grecia pone en peligro el tablero geoestratégico lo cual puede perjudicar no sólo la imagen de una Europa unida sino traer consecuencias y alianzas de alcance sorprendente.

Al mismo tiempo parece que fracasan las negociaciones de paz con Irán por su interés en obtener energía nuclear de sus centrifugadoras, ésto pone a Israel a la defensiva que irá en pos de sus aliados británicos y estadounidenses para una posible guerra contra Irán o al menos un bombardeo quirúrgico de alguna de sus centrales nucleares.

Al mismo tiempo dos bombas atómicas de pequeño tamaño fueron detonadas en Yemen poniendo en peligro la estabilidad mundial y llevando al mundo a una nueva escalada de violencia, aunque hay vídeos que prueban la explosión de estas armas atómicas en Yemen la comunidad nacional no ha hecho nada al respecto.

Se está tratando de contener una nueva crisis que empieza a despuntar en el ambiente económico llamada crisis de la deuda de los bonos soberanos, al mismo tiempo esta crisis puede ampliarse por una burbuja financiera que está a punto de estallar en China.

Vídeos destacados del día

La humanidad vive horas bajas y de gran incertidumbre, España está en máxima alerta de tipo antiterrorista y se teme que algún tipo de atentado pueda llegar a espantar el turismo extranjero, lo que daría al traste con el débil crecimeiento que está experimentando España en los últimos semestres, si a todo ello le sumamos la inestabilidad política el auge del populismo y el peligro de los nacionalismos que viene de antiguo, tendremos en España la tormenta perfecta que puede verse aumentada de estallar la nueva crisis en ciernes, producida en parte por la crisis del euro pero no sólo, también por los bajos tipos de interés y la imposibilidad del BCE de controlar la situación.

Procuremos mantener la calma y no entrar en pánico ante las nuevas circunstancias que quedan por vivir, al menos antes del adelanto de las elecciones en España.

No hay más camino que tener arrojo y prudencia y esforzarse por levantar España.