El nuevo blanco de la catalanofobia, después de Piqué, al que exigen expulsarlo de la selección española, ahora es Pep Guardiola quien es el "elegido" para esta infame campaña que ya cansa, y que no hace más que alimentar el independentismo de una u otra manera.

#Guardiola siempre tuvo claras sus preferencias. La selección española siempre tuvo jugadores que no eran exactamente muy "españoles", como los del Athletic de Bilbao, entre ellos Iríbar, que siendo ya entrenador nunca disimuló sus simpatías abertzales, o el mismísimo Clemente, simpatizante del PNV, que pese a que una vez dijo "ETA tiene ideas válidas", se lo perdonaron y poco después fue seleccionador español durante muchos años.

Además, se ve que detrás están, para empezar, los que quieren que la selección sólo tenga jugadores del Real Madrid, los cuales están en segundo plano desde la eclosión del Barça de Pep que aún dura (Piqué, Busquets, Iniesta, Pedro…), y los Ramos, Xabi Alonso y Casillas no destacaban tanto, excepto el portero. Y como muchos recuerdan, el Mundial de Sudáfrica se ganó gracias a los goles de los jugadores del Barça, todos ellos, ya que los madridistas no marcaron ninguno. Y sin el gol de Iniesta, habría habido que depender de la lotería de los penaltis.

Por otro lado, aún duele la obsesión de los que pusieron en un altar a Mourinho, que en sus tres años de entrenador madridista, pese a ganar una Liga y una Copa, nunca consiguió caer simpático de verdad a la gente, al contrario que Guardiola, que decía lo que pensaba firmemente y con elegancia, aunque no fuera políticamente correcto.

Vídeos destacados del día

Pep tuvo que aguantar campañas en su contra, y decidió irse por la puerta de atrás discretamente, cuando sentía que ya no rendía tan bien en el Barça como cuando empezó. Al contrario que Mou, cada día más tiránico, cada día más prepotente, cada día más enfadado con todos, cada día más envidioso, pese a ganarle una Copa al Barça seis meses después del 5-0 del Camp Nou o una Liga brillantemente ganada, que al final se fue al Chelsea cabreado y con la afición madridista diciéndole "Gracias por nada".

O cómo quisieron utilizar en su contra a jugadores que dejaron el Barça enemistados con él, desde Eto'o a Ibrahimovic, éste último sediento de rencor contra él, llamándole despectivamente "el filósofo".

Los políticos tampoco saben nada de lo que pasa de verdad, y les asusta que cuando alguien de prestigio apoya una causa, sea como sea, la gente acaba simpatizando con esa causa. Pep la apoya poniéndose en último lugar de la lista electoral, que no significa nada, pues tendría que obtener el 100 % de los votos dicha lista.

Es su gesto simbólico. Estaba más comprometido cuando la consulta del 9 de noviembre pasado, no se le atacaba tanto, pero ahora son otros tiempos, y otras estrategias, donde el insulto en Twitter es el arma preferida.

Y Guardiola ha dicho lo que piensa y cómo cree que sería mejor una Catalunya independiente. No ha atacado a nadie ni ha deseado la muerte de terceros, como otros, como un concejal del PP en Molins de Rei, que ha deseado una especie de rebelión tipo "tirarse al monte" contra el independentismo y desear que se levante la veda "para cazar traidores", como si fueran las perdices que Franco cazaba en sus famosas cacerías. No llega ese señor ni a los de "La escopeta nacional" de Berlanga, más bien a los simios cazadores de hombres de "El planeta de los simios". #Cataluña #Independencia