Nadie se esperaba que ganase por tanta mayoría, pero lo ha conseguido. Es justo darle la enhorabuena a Josep Maria Bartomeu, como barcelonista, en las #Elecciones a Presidente del Barça, pero no consigue todo esto que olvide que su gestión, su llegada precipitada a la Presidencia sustituyendo a un corrupto Sandro Rosell, que se vendía como un salvador del club de manos de un presuntamente demoníaco Joan Laporta, al cual el tiempo ha revalorizado, ha sido mediocre, con unas imputaciones judiciales que han provocado que el equipo de #Fútbol no pueda fichar nuevos jugadores hasta dentro de seis meses. Eso para empezar.

También están el caso de presunto fraude fiscal con Neymar, que ha provocado que el propio Bartomeu esté implicado. Este, junto con la sanción de la UEFA, algo que el Barça jamás había recibido en más de un siglo de historia, ha manchado enormemente la imagen interior y exterior del club.

Lo curioso ha sido la evolución en la intención de voto, ya que hace meses parecía que Laporta ganaría por goleada, pero ha sido Bartomeu quien ha ganado por esa misma goleada. Es decir, se han cambiado las tornas. Y habría que preguntarse por qué ha sido así. Un motivo sería lo que decide muchas veces esto en el fútbol: si ganas muchos títulos. El nuevo triplete del Barça (Liga, Copa y Champions después de 2009) es uno muy claro. Y aquí no entra si está el club en quiebra o no; tendría que ser el asunto muy grave.

Otro podría ser lo que ya se vislumbraba después del debate del jueves entre los cuatro candidatos por TV3: ninguno de ellos daba la talla suficiente para convencer a los votantes, y las redes sociales lo decían varias veces. Laporta estuvo desacertado, Bartomeu simplemente funcional, y los demás candidatos sólo estaban allí para hacer bulto, pese a que propusieron cosas interesantes.

También ha contado que Rosell supo forjar un ejército de fieles que le han arropado a él y a Bartomeu. Asimismo, como lo de éste último no es el debate encendido sino la gestión, se ha puesto en segundo plano con los triunfos, el fichaje de Arda Turan y la designación del partido del Gamper, cuando ya no podía ejercer de Presidente. Los “rossellistas”, que votaron a Sandro con un 61 % en su momento, han ido haciéndole el trabajo.

En cuanto a Laporta, no sólo le ha perjudicado el triplete, sino su equivocada manera de atacar los graves fallos de Bartomeu o de querer conseguir el voto, incluso una prepotencia que ya le perjudicó gravemente en su fracasada y patética carrera política, que no recordaba en nada al excelente Presidente del Barça que forjó el equipo más laureado de su historia.

Empieza la nueva temporada, va a ser difícil que el equipo reedite lo mismo que la pasada temporada, pero lo intentará. Debe asegurar las Supercopas (España y Europa) y el Mundial de Clubes de diciembre. Pero una de las asignaturas pendientes de Bartomeu es resucitar al equipo de baloncesto, que ha fracasado en todas las competiciones, volviendo a ser superado por el Real Madrid. Una sección con un entrenador ya caduco y una plantilla que necesita una urgente renovación, al estar Navarro, grandísimo jugador, en su etapa final.

Claro que el Barça tiene algo que no debe perder: su representación de Catalunya, algo que ya es tradicional desde el franquismo, lo que le hace diferente y único. Algunos directivos y simpatizantes quieren suprimir eso, pero sería privarle de una de sus esencias. Desde cierto club quieren hundirle por eso. #FC Barcelona