La pitada al himno español en la final de la Copa del Rey, por parte de los aficionados del Barcelona y del Athletic de Bilbao, ha vuelto a abrir la polémica sobre la falta de respeto a los símbolos nacionales que según el Gobierno representan a todos, pero que en realidad deja en evidencia la falta de unión y de intregración de todos los habitantes de todos los territorios que componen el Estado Español durante la Transición, que el tiempo se ha encargado de mostrar que no fue tan modélica.

Aquella transición, como acabo de comentar, no fue tan modélica como nos la han querido vender durante todos estos años y no se realizó por completo, como se encarga de demostrar no solo los hechos como el de ayer en la final de Copa, sino los anhelos de separación de ciertos territorios de la Península Ibérica que no se sienten identificados con estos símbolos.

En aquellos momentos, en los cuáles se estaba llevando a cabo la Transición de la Dictadura a la Democracia, se tenía que haber aprovechado para consensuar no solo una nueva Constitución, sino también el himno, la bandera y el modelo territorial que uniese e identificase a todos los españoles en lugar de imponer el himno, la bandera y una ligera modificación del modelo territorial que imperaban en la dictadura, generando la desafección que se ha producido en determinados territorios.

En aquellos años, no se tuvo ni el coraje ni la valentía necesarios para implantar símbolos y modelos territoriales integradores y cuarenta años después se están pagando las consecuencias, como pitadas como las de ayer, por parte de ciudadanos que no se sienten identificados por himno y bandera que les impusieron, y el proceso iniciado para la independencia por un territorio, que no se sintió nunca identificado por el modelo territorial, al no ser reconocido como nación, que es lo que realmente es.

Y lo preocupante ante estos acontecimientos, es que el estado español lejos de darse cuenta y querer buscar una solución, continua empeñado en seguir imponiendo unos símbolos y una división territorial que no satisface a una importante parte de sus habitantes.



#Casa Real #FC Barcelona #Cataluña