Mariano Rajoy no se rasga las vestiduras por nada. Le hemos oído decir antes de las Elecciones del pasado 24 de mayo "¿Quién habla hoy de la recesión, del rescate y del paro?". "Hemos cruzado el Cabo de Hornos", proclamaba a los cuatro vientos. Rajoy vive los acontecimientos como únicamente él sabe, dentro de una burbuja de alcohol. Borracho de sol a sol, en una juerga burlona para unos pocos, una fiesta de "pijos".

Al presidente del Gobierno lo hemos visto a bordo de una bicicleta lamido como una foca, y caminando, ustedes me darán la razón, arrítmicamente, y es que no sólo son sus palabras las que están divorciadas del cerebro, sus piernas y brazos también.

En los últimos días, Rajoy y su partido se desentienden de sus responsabilidades, dicen que no piensan hacer grandes cambios de aquí a las elecciones de finales de año o principios de 2016. Acusan al PSOE de pactar con la "izquierda radical", es decir, Podemos e Izquierda Unida, y mientras tanto han perdido el voto de 2,5 millones de ciudadanos, varias diputaciones y seis Comunidades Autónomas: Valencia, La Mancha, Extremadura, Baleares, Aragón y Cantabria. Se han llevado ya el primer rapapolvo, y es muy posible que dentro de poco deban desmontar el chiringuito y abandonar la Moncloa.

"Enhorabuena a los concejales del PP. Mi apoyo a los que aun ganando no han podido ser alcaldes por pactos excéntricos y sectarios", dijo Rajoy en Twitter, empecinado todavía, a estas alturas del juego, de que España necesita al Partido Popular para la recuperación "Convencidos de qué es lo que España necesita, el PP va a seguir trabajando desde la centralidad por la recuperación de todos", escribió en otro tuit.

Vídeos destacados del día

Repasemos algunos datos señor presidente, si le da la buena gana, o alcanza a estar ebrio un instante. Tome papel y lápiz, que voy a dictarle un chorizo.

Alrededor de 2.800.000 niños españoles, es decir uno de cada tres, se encuentra en riesgo de pobreza según los últimos datos publicados por Eurostat con respecto a 2012. Uno de cada diez niños españoles, aproximadamente 840.000, vive por debajo del umbral de la pobreza. "Una mejora de las políticas familiares basada en una transferencia universal a las familias; está demostrado que los países que llevan a cabo estas medidas, como Noruega (8%) por ejemplo, tienen una tasa muy baja de pobreza infantil", según un estudio de la Obra Social La Caixa. Porque debemos garantizar que todos los niños gocen de las mismas oportunidades independientemente de la situación económica de las familias. La última Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al primer trimestre señalaba que 5.444.600 trabajadores declaraban estar desempleados.

Al tiempo soportamos las fantasías enajenadas del de la barba y su corte hablando de extrema izquierda, del fin de la democracia, del fin del mundo occidental, del Apocalipsis. Démosles una barca y una guitarra para que se lancen al mar a cantar esperando el fin del mundo.