"Supervivientes: última hora" nos ha abierto los ojos. La información rasgada ofrecida ayer en El Debate arrojaba muchas dudas sobre el comportamiento de Nacho Vidal y cual era el desencadenante de su conducta violenta. Viéndolo desencajado, enfrentándose a los chicos, pero sobre todo a Rubén, parecía un enfrentamiento sincero, motivado por haber sido repudiado por este grupo.

Sin embargo, hoy, acabamos de conocer que se trataba de la última actuación estelar de Nacho Vidal, programada como parte de una estrategia para ir eliminando a los chicos. El guión de esta película se escribió la noche anterior alrededor del fuego y bajo el cielo de Playa Uva.

Rodeado de Suhaila, Chabelita y Lola, Nacho les propone que el objetivo es que en la próxima Gala lo nominen a él.

Suhaila le responde que esto no es fácil y Nacho empieza a diseñar la estrategia. Con todo detalle le explica a las chicas que por la mañana se va a acercar a los chicos y les va a cantar las cuarenta y les pide a ellas que estén delante y que le sigan la corriente. El plan es, por lo tanto, discutir con los chicos para que no duden en nominarlo a las primeras de cambio.

Con esta estrategia, y siendo Suhaila la líder del grupo, Nacho y sus nuevas aliadas podrían enfrentar a Rubén, probablemente, con Nacho y puesto que Nacho ha sido librado semana tras semana, esta estrategia pretende ir sacando a los chicos de la isla sin piedad y uno detrás de otro. El problema de la estrategia fue que Nacho Vidal se pasó de efusividad y, tras insultar y acosar a Rubén, la organización del concurso lo tiene apartado hasta nueva orden.

Vídeos destacados del día

Una pena o una bendición según quieran mirarlo. Una bendición porque nos ratifica que Nacho es un "actorazo" y no sólo de películas porno, sino también de realities. Tan bueno que, de no ser por las inoportunas cámaras y su exceso de fogosidad, todos hubiéramos pensado que Nacho era una víctima de los hombres del concurso.

Una pena porque la decepción que nos ha producido no se puede expresar con palabras. Hemos de reconocer que siempre hemos considerado a Nacho un verdadero superviviente, digno de ser ganador de este concurso. Su amistad con Fortu lo dignificaba y ambos mostraban más interés por sobrevivir que por malmeter, y todos estábamos convencidos de que la "bruja" de Suhaila lo estaba minando psicológicamente.

Sin embargo, en estos momentos no sabemos que pensar sobre el pasado reciente de Nacho en la isla y cuantas actuaciones, disfrazadas de verdad, habrá protagonizado. Lamentablemente, hasta hemos justificado sus trampas y hemos escrito sus hazañas como épicas verdaderas.

A partir de ahora sólo sabemos una cosa, que Nacho está en el bando equivocado y que, de no ser expulsado por la organización o la audiencia, este unirá sus fuerzas a la persona más dañina de la isla.

Como dice un refrán popular "Dios los cría y ellos se juntan" y han tenido que pasar cuarenta y cinco días de concurso para que las dos personas más estrategas y ambiciosas de la isla estén en el mismo bando, el bando diabólico, y que, sin duda, no merece ganar el concurso. Con la decepción que nos acompaña redactando este escrito esperamos que la luz y la sabiduría guíe a la audiencia de este concurso y, si es ella la que decide el ganador, cosa que también dudamos, que permita que la maldad y la estrategia mal entendida no triunfen.