2

Hace meses, conté en este mismo diario mi experiencia personal con una oferta de empleo como Limpiador en un restaurante, que consistía en una prueba de un día de Trabajo, sin cobrar nada, a ver si el candidato vale o no vale, y si vale, se le contrata con sueldo, contrato y Seguridad Social. Ello llamó la atención al día siguiente del programa televisivo Más vale tarde de La Sexta, que me entrevistó para un reportaje sobre el Paro.

Pues hoy mismo he acudido a otra oferta de trabajo parecida: un restaurante recién abierto cerca del Parque del Retiro madrileño, en donde ofrecen lo mismo que en el anterior trabajo, una prueba sin cobrar, a ver si vales.

No acepté, claro, y el camarero me dijo: "Pues si no le interesa, puede llevarse su currículum, que se lo ofreceremos a otro". Dos horas antes, cuando les telefoneé, oí decir a una ayudante "Hemos elegido a un cocinero para hacerle una prueba". Me pregunté: ¿también sin cobrar?

Hace años te contrataban en cualquier trabajo con un período de prueba, y si no lo superabas, te despedían al momento, pagándote el equivalente a los días trabajados, con contrato especial para ello, según marcaba la Ley. Las ETT, a las que calificamos de explotadoras, al menos te hacen contrato y Seguridad Social aunque sólo trabajes un día.

Desgraciadamente, esto que cuento se ha convertido en "normal": buscando en Internet, encontraremos ofertas de trabajo aún peores, donde si tienes coraje y te arriesgas a trabajar en prueba y sin cobrar creyendo que te contratarán como Dios manda, te puedes llevar chascos espeluznantes.

Vídeos destacados del día

A la Prensa saltó el escándalo de una oferta de trabajo en una panadería de Jerez de la Frontera (Cádiz), donde la trabajadora estaba a prueba 15 días de lunes a domingo, 9 horas diarias, sin descanso ni cobrar, para después, si era contratada, cobrar sólo 500 euros mensuales, y con el mismo período de trabajo, sin ni siquiera vacaciones. Con el agravante de que, si alguna barra de pan o alguna tarta no habían sido vendidas, se las descontaban del sueldo, del mísero sueldo.

La sección Strambotic del diario Público.es muestra algunas flagrantes ofertas de trabajo de prueba sin cobrar como una en que el trabajador, encima, tenía que abonar dinero a la empresa. Le decían al trabajador: "Muy bien, así me gusta, siga así. Mañana nos vemos, y no olvide poner 100 euritos, que mañana estamos a principios de mes. Por cierto, ¿encontró quien le pague?".

U otra que le dijeron a la empleada: "Has trabajado muy bien estos dos meses, que como sabes, no te vamos a pagar. Pero no te contrataremos, pues buscamos ahora otro perfil". Era en una tienda de ropa, con horario de mañana y tarde de lunes a sábado.

Le prometían que si vendía ropa suficiente, le pagarían los días trabajados, pero al final no fue así.

Por no hablar de diseñadores que cobran apenas 800 € por un trabajo de varias personas, que encima le exigían titulaciones dignas de un Premio Nobel de Física, o los bloggers que escriben para revistas de Internet donde apenas cobran una miseria por cada artículo. Strambotic descubrió que esto también lo hacen algunos medios con periodistas titulados.

El dibujante Forges, con su habitual estilo de humor absurdo pero implacable, saca a un trabajador diciendo: "Entonces, yo, secamente, y cortándole, le espeto: 'Si ud. se cree que voy a soportar este trabajo infame por un sueldo miserable y con un horario de esclavo, debo decirle que está usted en lo cierto'. Es que cuando yo me pongo, me pongo".