"Hay una incitación grande en algunos medios al odio que me enerva y me pone de mala leche". Esta son las palabras del seleccionador Vicente del Bosque cuando le preguntan sobre los pitos a Piqué y el ambiente hostil en las gradas cuando el jugador del F.C Barcelona toca balón.

De vergüenza que un seleccionador hable sobre este tema de manera tan superficial, hay que ahondar más en la raíz del problema, no solo quedarse con los últimos días. ¿Por qué la afición no queremos a Piqué en la selección? ¿Por qué no queremos gente no comprometida? Pues por lo siguiente.

En primer lugar, el caso de Gerard Piqué viene de lejos, siempre ha sido un tipo metido en polémicas de todo tipo, tanto por abrir su enorme bocaza como por mal ganador.

Hace algunos meses el central catalán participó abiertamente en la Diada de Cataluña, no se escondió ni tiró balones fuera sobre su compromiso con el independentismo catalán, e incluso dijo que se siente catalán y esclareció que el derecho a la consulta era algo democrático. Aparte, aireadamente, publicó ciertas fotos suyas en la festividad de Cataluña, es decir, en las manifestaciones de la Diada que implica la adhesión a la idea de independencia. Esto lo hizo un tío que viste los colores de España.

"Quien pita a un jugador de la Selección pita a toda la Selección", Del Bosque sigue con su apoyo paternal a Piqué, incluso después del primer ejemplo aquí expuesto.

En segundo lugar tenemos a un futbolista que antes de la final de la Copa de S.M. El Rey atribuyó la definición de libertad de expresión el pitar el Himno de España.

Vídeos destacados del día

Increíble que un "sinvergüenza" de tal calaña pueda decir eso y luego jugar con los colores españoles. Vicente ¿Cómo puedes consentir esto?... vaya pintamonas de seleccionador que tenemos, así no llegaremos lejos. La selección no es tuya Vicente, es de los españoles que se gastan sus sueldos en las entradas para animar y disfrutar de España, y tras los pitos del Reino de León a Piqué deberías de tomar en consideración el expulsar a Piqué del equipo. El pueblo es soberano.

Un dato curioso es que la final de la Champions League de este año ha tenido 4 millones de espectadores menos en España en comparación con la final del año pasado entre Real Madrid y Atlético de Madrid. Es significativo este dato, demuestra que el pueblo español está hasta el gorro de los catalanes y su independentismo, y más aun cuando estos personajes juegan con España luego.

Pido abiertamente al seleccionador que dimita ya, es imperdonable esta actitud en un seleccionador nacional, estás ahí para llevar a españoles comprometidos y que sientan los colores, no a individuos que solo chupan del bote. Un poco de respeto a los españoles Vicente, un poco de seriedad.