En el día de hoy, Mariano Rajoy ha garantizado, para la tranquilidad del pueblo español, que no se adelantarán las elecciones. También en el día de hoy, el presidente del Gobierno ha visitado la Exposición Internacional de Milán 2015, cuyo tema es “Alimentar el planeta, energía para la vida”. En su paso por el Pabellón de España ha destacado que tras la Crisis, el sector agroalimentario “está batiendo registros históricos en España”. El presidente ha querido remarcar además el gran atractivo turístico de España, recibiendo el pasado año a 65 millones de visitantes, de los que 7 millones vienen atraídos por la cocina española. España es “un caso de éxito”, ha dicho Rajoy, al aprovechar el sector agroalimentario para impulsar el crecimiento, el empleo e incluso el bienestar de un país. Y es que al español cuando marcha a Europa lo ponen a vivir junto a un patio, por si se da un taconeo, y a trabajar junto a una cocina.

En la misma Milán, el líder del Partido Popular ha anunciado al fin “algún cambio” para el próximo jueves, para el que ha convocado un Comité Ejecutivo Nacional del PP, aunque se desconoce si esos cambios tendrán algún efecto en la dirección del partido o en el Gobierno, pero no intervendrá en materia económica, ni adelantará las elecciones.

El presidente no dice nada, no hay nada que añadir al despropósito en el que se hunde su partido. Dan los últimos coletazos rabiosos y rebuscan en los cubos de basura ajenos. Defienden el judaísmo con afectada hipocresía, ¿qué puede importarles a los buscadores de la democracia occidental el pueblo de Judea? Pues bien, el gigante israelí del capital riesgo Giza VC, y sus millones para invertir. “Los costes por trabajador son relativamente baratos”, dijo el fundador de la misma, Zeev Holtzman. “El ADN emprendedor es más fuerte en España que en muchos países europeos como Alemania o Francia”, “Estados Unidos es un mercado muy saturado. Y en Europa fuera de Polonia o España no vemos oportunidades.

En Asia sí, estamos yendo a Taiwán y a Corea, pero eso será suficiente.” Así están las cosas. Un partido político que prepara personas para la esclavitud del dinero y la escasez, arrugando a todo un país.

Mariano Rajoy, en el día de hoy también, ha tenido tiempo para atacar la política de pactos adoptada por Pedro Sánchez, calificándola de disparate, pues según él supone “dar marcha atrás en un momento en que se está consolidando el crecimiento y creando empleo”. No podemos, ni debemos, tomar en consideración al que afirma el crecimiento de un país que crece como cola de choto, encogiéndose.