Sentarse a la mesa con la prensa de nuestro país estos días suele ser muchas veces una actividad con más parecido de lo que a simple vista parecía a la búsqueda de pepitas de oro en el lejano oeste, multitud de información que no vale para nada o que se realiza con el único motivo de emborronar a un personaje político cueste lo que cueste.

En esta ocasión el diario ABC se fue de visita a la tienda de Manuela Carmena, "Zapatelas", la tienda de ropa para bebes realizada por reclusos que impulsó y regenta la jueza que cuenta con casi todas las papeletas para convertirse en alcaldesa de Madrid en las próximas fechas. Deja perplejo el análisis y la crítica que se realiza de la tienda.

Más que una descripción para informar de la tienda sí, parece en muchos momentos un análisis del marketing de la misma o incluso un intento de realizar un minucioso examen de lo que a juicio del que escribe debería realizarse en la tienda. A todo esto se suma la crítica a la ubicación de la tienda en el barrio de Malasaña, incluso aludiendo a las tiendas cercanas con menosprecio.

No han pensado que quizás la tienda si funciona al estar en un barrio donde mucha de la gente que pasea a diario tiene una conciencia social que le anima a comprar los productos que sirven para que la gente encarcelada tengan unos ingresos e inviertan el tiempo de prisión en algo positivo para la sociedad. Complicado que si quiera piense eso alguien que parecía centrado más en la crítica indiscriminada que centrarse en lo verdaderamente importante.

Vídeos destacados del día

Una buena idea que incluso en estos complicados tiempos sigue abierta y que incluso como ellos mismos reconocen parece marchar estupendamente con la fama de su dueña.

Al final del artículo parece alabar algunas de las creaciones que realizan los reclusos en los centros penitenciarios de Estremera, Aranjuez o Alcalá-Meco. No sin antes hacer mención a que no han visto ningún rastro de los "famosos" cafés con magdalenas realizadas por Manuela. En resumen, artículos que incluso aprovechan una buena idea de negocio para los reclusos y la sociedad que no se queda sin ser ensuciada por las críticas de para quienes informar no es una prioridad.