Vivimos en una época donde todo evoluciona exponencialmente, la tecnología se supera y se vuelve a superar año tras año. Los ingenieros son el presente y planifican el futuro. ¿Quién se hubiese imaginado en los años cincuenta todo lo que seríamos capaces de hacer los humanos? Con un simple click nos podemos poner en contacto con personas que están a miles de kilómetros, en pocos minutos nos llega información de lo que ocurre en nuestras antípodas, hay robots que nos hacen la comida, aparatos que son capaces de realizar cualquier cosa… Todo lo material evoluciona a pasos gigantescos pero hay algo que no evoluciona: la mente humana.

Vivimos en un mundo donde en la gran mayoría de lugares se presume de democracia, pero el pueblo es manipulado como si de un simple títere se tratara.

En un mundo donde se hace publicidad de igualdad y justicia pero un 10 % de la población, posee el 90 % de la riqueza. En un mundo donde coexisten religiones que disputan por el trono divino, unas presumen por su solidaridad y bondad mientras en su centro neurálgico la magnitud de su riqueza es tan soberana que podría acabar con la pobreza mundial, otras presumen de fidelidad aunque para eso se tenga que aniquilar a todos los "infieles" posibles.

En un mundo donde partidos políticos racistas y homófobos tienen a miles de militantes y seguidores, a pesar de que sus ideales han provocado los mayores genocidios de la historia de la humanidad. Un mundo donde los medios de comunicación nos hacen ver como héroes a los villanos y a los héroes como villanos. Un mundo donde lo más visto en la televisión es la telebasura, programas sin sentido, protagonizados por gente sin inteligencia pero con un sueldo brillante.

Vídeos destacados del día

Resumiendo, vivimos en un mundo donde todo está patas-arriba pero nadie hace nada para remediarlo.

La raza humana es la más inteligente del reino animal, pero sus actos no lo confirman. Cada cual mira por su bienestar y se desinteresa por el de los demás. La mente humana no evoluciona como debería, es un defecto de fábrica. En un mundo donde la tecnología avanza de manera vertiginosa pero la mente humana avanza a pasos minúsculos solo tenemos dos opciones: resignarnos y cambiarnos el filtro de nuestro pensamiento para verlo todo como algo natural y normal o trabajar duramente para reparar el defecto de la lenta evolución de nuestra mente como si de un smartphone se tratase. Tú eliges la opción. O ingeniería industrial, o ingeniería de la vida. #Poder