Los medios de comunicación españoles se hacen eco casi todos en primera plana, aunque como siempre hay que mirar la ideología de cada uno para ver cómo lo tratan: el viaje oficial de Felipe VI a Francia, que fue aplazado repentinamente cuando la tragedia del avión de Germanwings en marzo, con él ya en París hablando con François Hollande en el Elíseo.

ABC, La Razón y La Vanguardia lo muestran como una especie de triunfo absoluto del Monarca. Triunfo con todos los diputados de L'Assemblée Nationale aplaudiéndole después de un discurso. En El Mundo ponen una foto diferente: Felipe VI descubriendo una placa de un jardín parisino dedicado a la memoria de los republicanos españoles exiliados en Francia que se metieron en la Resistencia Francesa para ayudar a derrotar a los nazis que habían invadido Francia y a sus cómplices de la Francia de Vichy presidida por el Mariscal Philippe Pétain. Eran conocidos como "La Nueve", en español, y se pusieron a las órdenes del general Leclerc.

De esto se ha hablado mucho más en las redes sociales, más que del propio discurso del Rey: que está bien que homenajee por fin a "La Nueve" y a todos los exiliados de la dictadura del general Franco, pero que haya tardado 70 años para ello, hace difícil perdonar el olvido y la mezquindad con que se ha tratado el tema.

Sólo la izquierda ha mantenido el recuerdo, la derecha no (salvo la catalana y la vasca). La derecha siempre ha tratado de justificar a Franco y presentarle como a un incomprendido, casi deseando que la Iglesia le hubiera beatificado a él antes que a Monseñor Romero.

Hay que lamentar que los elogios al Rey por su discurso parecen más propios de quienes desean, antes que nada en el mundo, ver por fin a un español alabado incondicionalmente en Francia que no sea Pedro Almodóvar, considerado un dios en el país vecino, y por que creen que así se arregla la famosa "ofensa" de los guiñoles de Canal + Francia. Pero cuando hablaba de una Europa unida con todos sus valores, la Prensa española no habla tanto de que desea, digamos, que Europa tenga más protagonismo de Francia que de Alemania o Gran Bretaña: "Sin Francia, no hay Europa. Sin una Francia segura de sí misma, fiel a sus valores y decidida a defenderlos, Europa y el mundo perderían una referencia muy valiosa", según recuerda Le Monde. Eso no lo comentan tanto aquí, le aplaudirían más por eso, y por hablar bien el francés, algo de lo que carecen la mayoría de políticos españoles, con las excepciones de los Presidentes catalanes, siempre políglotas.

Vídeos destacados del día

Volviendo al homenaje tardío a "La Nueve", las redes sociales lamentan también que a los fusilados por el franquismo y los exiliados se les homenajee en los países a donde fueron, mientras que aquí se les olvida, se les trata de asesinos o de traidores, se consideran las críticas a Franco como muestra de "la envidia de otras naciones" hacía España y su "Reserva Espiritual de Occidente". En Francia, sólo los fanáticos del Front National de los Le Pen alaban la Francia de Vichy y al Mariscal Pétain, considerado por todos los franceses como un traidor que vendió el país a Hitler.

Pétain fue el Franco del país vecino, que incluso fue Embajador de Francia en Madrid durante los primeros meses del franquismo, y que para llevarse bien con España, devolvió varias obras de arte españolas confiscadas por militares franceses durante la guerra de 1808-1814. #Rey Felipe #Unión Europea #Libertad