Ya han pasado unos días desde que Alberto Contador se proclamó vencedor del Giro de Italia 2015. Un Giro de Italia que ha estado plagado de sorpresas y emoción sin lugar a dudas. Desde la caída de Alberto, que nos hizo temer lo peor a todos, hasta su gran gesta en el Mortirolo, pasando por los problemas de Landa al día después (no sólo nos dió emoción Alberto).

La pregunta es: ¿Alberto es ya una Leyenda? Muchos quieren evitar compararlo con Induráin o Merckx. Otros no dudan en ponerlo en ése mismo escalón. Lo cierto es que suma ya dos giros, dos tours y tres vueltas. Ésto hace un total de siete grandes vueltas por etapas.

Y si contamos además, las que le quitaron por sanción (sanción muy cuestionable mi parecer), serían nueve. Son números ya de un Grande del Ciclismo. No sé si cómo los dos citados anteriormente, a en mi opinión probablemente sí, pero sin duda, a mi parecer, el mejor ciclista de su generación.

¿Hasta dónde podrá llegar? Pienso que aún no ha tocado techo. Bien es verdad que él parece ser que no ve la retirada muy lejana, aunque todo se verá cuando llegue el momento. Lo que sí os pregunto a todos es si pensáis que debería correr la Vuelta a España, si consigue ganar el próximo Tour de Francia. Él mismo parece ser que la descarta por completo, pero si tiene la oportunidad de ser el primer ciclista capaz de conseguir las tres grandes el mismo año, ¿de verdad lo hará? El tiempo nos lo dirá. 

Otra reflexión que podemos plantearnos es si hay o no renovación ciclista en nuestro país.

Vídeos destacados del día

Desde hace un tiempo se ha dicho que no hay renovación española del talento de Contador, Valverde o Purito Rodriguez. Yo también soy de la opinión que de ese nivel, a priori es complicado. Hemos tenido unos años de corredores de un grandísimo nivel, pero tampoco lo descarto. Sobre todo después de éste giro. Si Landa demuestra que no es sólo un corredor de dos días, sino que es un corredor de clase de verdad, puede ser uno de los que tome el relevo. También tenemos corredores como Ion Izaguirre o Rubén Fernández, aunque ellos aún tienen que demostrar lo que valen, pero yo personalmente, tampoco los descarto del todo.